Hoteles en Buenos Aires Hoteles en Buenos Aires
Hoteles en Buenos Aires

Buenos Aires Antiguo

Contactar
VOLVER A PAGINA INICIAL

INTERES HISTORICO
Historical Interest


INICIO / Home


Fundación

Foundation

Plaza de Mayo

Mayo Squaren

Protagonistas
Protagonist

ProtagonisAntiguos Mapas
Old Maps

Olds MapsInmigración
Immigration

Antiguas Calles
Olds Streets

Casas Históricas
Historical Houses

Arte Histórico
Historical Art

Lectura
Reading

Viejos Impresos
Forms Old

Juguetes Antiguos
Old Toys

Viejos Mercados
Old Markets

Viejas Farmacias
Old Pharmacies

Viejos Pasajes
Old Passage

Lo que No Miramos
The Things we do not see

Fotos Antiguas
Old Photos

Cúpulas
Dome

Barrios
Districts

CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO

Links Afines
Related Links

Links Recomendados
Recomended Link

Libros Recomendados
Recommended Books

Antigüedades
Antiques


CD-ROM CON HISTORIA

History with CD-Rom


Visitas Guiadas
Guide Tour

Galería de Arte
Art Gallery

Click por más información...

Buenos Aires Actual

BUENOS AIRES HOY
Buenos Aires Today


INICIO
/ Home


Restaurantes
Restaurants

Hoteles
Hotels

Turismo en Buenos Aires
Tourism in Buenos Aires

Turismo en Argentina
Tourism in Argentina

Agencias de Turismo
Tourist offices

Tango / Tango

Diarios Argentinos
Argentinian Newspapers

Galería de Arte
Art Gallery

Datos Utiles para Turistas
Useful data for toursts

Cines / Cinemas

Teatros / Theaters

Subterráneos
Undergrounds

Embajadas
Embassies

Museos
Museums

Denuncias
Denunciation

Ferias Artesanales
Handmade Fairs

Publicidad en este portal
/ Publicity


Agradecimientos

Gratefulness


Quienes Somos

Who are


Objetivos

Objectives


Contactar

Contact us

Buenos Aires Actual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


CONTACTAR CON PATIO DE TANGO CONTACTAR CON PATIO DE TANGO
Caminando aquel Abasto
Por Mario Bosco

Buena costumbre para el cuerpo es caminar dicen los médicos; pero más sana y mejor idea para el espíritu es caminar el barrio, y si el elegido por la vida es el Abasto, dicen los que saben, mucho mejor.

Y yo iluso de mi, me animé a seguir ese consejo... y para qué;

Quise volver a encontrarme con aquellas mis viejas veredas repletas como siempre de cansados changadores, con pesados bultos como si cargasen sobre sí globos terráqueos, iluminados por lánguidas lámparas que rebotaban sus figuras con variadas formas contra el suelo, como pretendiendo distraerlos de tantos cansancios.

Quise volver a encontrarme con aquellos viejos puesteros, “puntos con pretensiones de canfinfleros” en una mezcla especial de aquella Calabria con este Abasto, quienes lucían con nada de humildad relojes con tapa y cadenas de oro colgadas de los bosillos del chaleco; con esos viejos tanos changadores con faja a la cintura para evitar herniarse, quienes tenían en sus pausas como única comida, haba cruda, pan y cebolla, pues su única finalidad era traer a los suyos que habían quedado allá esperando el ansiado llamado.

Quise volver a encontrarme, girando por las calles circundantes de Anchorena, Lavalle, Agüero y Corrientes con sus ruidosos bares, fondas y boliches como eran El Progreso, El Universal (el de mi viejo), El Torino, El Chanta Cuatro, El Roma, El Ideal, El Huevo Duro, La Copa de Oro, El Modesto, El Internacional, El Morocho del Abasto, El 580, El de Pombo, El Chacarero, Dellepiane, El Abasto Bar, La Cueva, todos utilizados como oficinas administrativas por consignatarios, puesteros, feriantes y changadores, para pagos y cobros. También los habitaban en sus rincones quinielas, timberos y vagos para ejercer sus trampas; llenas sus mesas de personajes sacados de libros de aventuras fantasiosas con variados ropajes de acuerdo a sus tareas, pero casi todos salvo los últimos nombrados, con manos surcadas por trabajos duros, que iban a darse el único vicio diario permitido: jugar a las cartas con desafíos ya programados por los perdedores del día anterior.

Quise volver a encontrarme con las chatas cargadas hasta el mango y los matungos cadeneros adormilados por el cansancio y la noche, colocados en chanfle sobre Corrientes y a quienes los tranvías al pasarles tan cerca despertaban y afeitaban la trompa si no la levantaban.

Quise volver a encontrarme con el pizzero instalado en cualquiera esquina, quien con un solo grito anunciante de su llegada, lograba como acto de magia reunir en su derredor una multitud de hambrientos laburantes, quienes para no perder tiempo pasaban con sus bultos a cuestas, pagaban y devorando porciones se alejaban tambaleando sus cargas cual equilibristas en altas sogas.

Quise volver a encontrarme con los quinielas industriales de cuño nacional, quienes recorriendo puestos y bares, lejos de las miradas distraídas de los canas entongados, recibían a su paso sonrientes saludos de los que habían ganado, y de todos papelitos llenos de números esperanzados, pero de escasas futuras realidades.

Quise volver a encontrarme con feriantes de delantales llenos de dineros fruto de las ventas con los que saldaban deudas por cargas recibidas sin firmar papel alguno como algo natural y lógico; sacando guita sucia y mezclada las que iban limpiando, separando y pasándoselas al vendedor, mientras se regateaba el valor final entre insultos mutuos, como si fuera a llegar para los dos el fin del mundo, pero era sólo el último juego hasta el siguiente día.





 


Quise volver a encontrarme con mi nono Pepe, el único con guardapolvo y cuello duro, caminando por Corrientes con el paco de la venta en mano hacia el banco, como costumbre diaria y habitual, a vista de todos los pasantes como si nada llevase, entrar, dejarlo en ventanilla y volverse a trabajar sin esperar que lo contase, pues no era necesario; todos sabían que nada debía faltar y nada faltaba.

Quise volver a encontrarme con algunos de aquellos que como yo, nacieron, vivieron o transitaron a diario las calles del barrio que con razón llamo “La Belén del tango, catedral mundial gardeliana”.

Quise encontra y no pude, a Carlos Gardel saliendo de su casa de Jean Jaurez rumbo a un “trocen” de fantasías, o al “Gordo” Troilo, al “Nene” Rufino, a Horacio Salgán, a Manuel Pizarro llegando de París, a Juan Maglio “Pacho”, a José Gola en “Fuera de la ley”, a El Cachafaz , a la familia Tagini envuelta en una “Marioneta”, a Milagros de la Vega y Pepe Arias cuando filmaron “Todo un héroe” , a “Pucho” Guibourg saliendo del “cole” de la calle Anchorena, a Pedro Quartucci, a Minotto y su bandoneón, a Lucio y Lucas Demare junto a Malena viendo “La guerra gaucha” , a Juan Polito y su piano, al “Troesma” Osvaldo Pugliese “yumbeando” en los cuarenta, a Santiago Devin y “la hija del viejito guardafaro”, a Jorge Duran, a la “Negra” Mercedes Simone, a Azucena Maizani, a Reinaldo Nichele, a Virgina Luque, a Chola Luna, Miguel Nijenson, Jorge Vidal, Carmen Duval o la Delia Garcés de “La maestrita de los obreros”. A Oscar Larroca del “Glostora Tango Club”, al “Pasional” Jorge Caldara, a Marcos y Leoncito Zucker, a Alberto Vaccarezza en “El conventillo de la Paloma”, al poeta Mario Jorge de Lellis, a Jorge Curi, a Domingo Sapelli en “Pampa Bárbara”, Julio Pane y su fueye, a Tono Y Gogo Andreu dejando el barrio rumbo a los templos de la “Revista Porteña”, a Silvio Marinucci después de escribir “Bien jaileife”, como a muchos otros que no nombro porque han quedado encerrados en un cofre cuya llave llamada “Memoria”, he perdido.

Nada de todo esto encontré y si bien entiendo que así debe ser, pues no se debe ser iluso y pretender volver a tener a aquellos que se quería, ya que la vida enseña que uno vive dejando las cosas amadas, porque los dolores y las penas sólo te dejan cuando ya no sos.

Caminé más lento, cabeza gacha, pieses arrastrados y charcos en los ojos, consciente que ya nada iba a encontrar de todo aquello que quería, por más que lo buscase; que así como se fueron nuestros seres amados casi sin darnos cuenta, también a nosotros se nos fue la vida, buscándonos.

Quise volverme a encontrarme hasta conmigo .... pero ya para qué ? COCO DEL ABASTO 16/05/2002.


Coco del Abasto

16 de Mayo de 2002

<<VOLVER

 

 

 

 


 

APARTS STUDIO PUEYRREDON

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

Catering para eventos

 

 




 

 

 

 


 

 


Terapia On Line

 

 

 

 

 

Concord Callao

 

 

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 


+ INFO





Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 











 


ARRABAL EXPERIENCE TOUR

 


 

 


 







 

 

 

ORDEN BONARIA
+ INFO

 

click x mas información
+ INFO

 

 

 

 

click x mas información

 

 

+ INFO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

Hotel Concord Callao Terapia On Line

 

 

 

 

 

 

 

barra superior Contactar Prensa Recomendar esta web Tienda Virtual Buscar en este sitio
SUBIR

Hotel Concord Callao Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Concept

Hoteles en Buenos Aires Terapia On Line