Hoteles en Buenos Aires Hoteles en Buenos Aires
Hoteles en Buenos Aires

Buenos Aires Antiguo

Contactar
VOLVER A PAGINA INICIAL

INTERES HISTORICO
Historical Interest


INICIO / Home


Fundación

Foundation

Plaza de Mayo

Mayo Squaren

Protagonistas
Protagonist

ProtagonisAntiguos Mapas
Old Maps

Olds MapsInmigración
Immigration

Antiguas Calles
Olds Streets

Casas Históricas
Historical Houses

Arte Histórico
Historical Art

Lectura
Reading

Viejos Impresos
Forms Old

Juguetes Antiguos
Old Toys

Viejos Mercados
Old Markets

Viejas Farmacias
Old Pharmacies

Viejos Pasajes
Old Passage

Lo que No Miramos
The Things we do not see

Fotos Antiguas
Old Photos

Cúpulas
Dome

Barrios
Districts

CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO

Links Afines
Related Links

Links Recomendados
Recomended Link

Libros Recomendados
Recommended Books

Antigüedades
Antiques


CD-ROM CON HISTORIA

History with CD-Rom


Visitas Guiadas
Guide Tour

Galería de Arte
Art Gallery

Click por más información...

Buenos Aires Actual

BUENOS AIRES HOY
Buenos Aires Today


INICIO
/ Home


Restaurantes
Restaurants

Hoteles
Hotels

Turismo en Buenos Aires
Tourism in Buenos Aires

Turismo en Argentina
Tourism in Argentina

Agencias de Turismo
Tourist offices

Tango / Tango

Diarios Argentinos
Argentinian Newspapers

Galería de Arte
Art Gallery

Datos Utiles para Turistas
Useful data for toursts

Cines / Cinemas

Teatros / Theaters

Subterráneos
Undergrounds

Embajadas
Embassies

Museos
Museums

Denuncias
Denunciation

Ferias Artesanales
Handmade Fairs

Publicidad en este portal
/ Publicity


Agradecimientos

Gratefulness


Quienes Somos

Who are


Objetivos

Objectives


Contactar

Contact us

Buenos Aires Actual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


CONTACTAR CON PATIO DE TANGO
EL ADIOS A PICHUCO*
Por Edmundo Rivero

Nota ya publicada por la Revista “Siete Días”, tomada de la página de Internet: www.magicasruinas.com.ar , un verdadero hallazgo para gozar de nuestro inmediato pasado .

Quien fuera uno de sus más célebres cantores, escribió para la citada revista, en mayo de 1975, su despedida al viejo maestro con palabras cargadas de un sentimiento especial, íntimo y público al mismo tiempo, que se transcriben más adelante.

ANIBAL CARMELO TROILO (Pichuco) nos dejó el domingo 18 de mayo de 1975. Había nacido en Buenos Aires, calle Cabrera 2937, el 11 de julio de 1914. Se fue de nosotros, justo cuando expiraba el día, para entrar en el eterno recuerdo, ese hombre que para saber que era de carne y hueso había que tocarlo y a quien Julián Centeya bautizó con el apodo de "Bandoneón Mayor de Buenos Aires".

“El Gordo” desde pequeño se sintió atraído por su instrumento musical, el bandoneón. Dijo de él Alejandro Barletta: "Su fraseo resulta incomparable y su sonido tierno y adormecedor".

Cuando se le contaba a Troilo esa opinión del gran concertista, solía decir con aire pícaro: "Yo aprendí a tener un bandoneón en las manos a los nueve años, cuando en un picnic me robé el fuelle de unos musicantes contratados para el baile. Pero antes, encerrado en el dormitorio de mi casa, tenía el vicio de ponerme la almohada sobre las rodillas y apretarla a modo de bandoneón mientras silbaba tangos de Arolas y Saborido. Capaz que por eso me sale ese sonido tan adormecedor".

Pero vayamos al centro de esta nota recordatoria y memoremos aquello que quien fuera su cantor y amigo, Edmundo Rivero, dejó escrito con palabras cargadas de hondo contenido que constituyen un documento relevante.

”MI AMIGO TROILO”

”Conocí a Troilo un día que vino a escucharme al bar Jardín de Flores, donde yo cantaba. El Gordo (como le decíamos todos) se encontró por primera vez conmigo en ese porteño barrio, cuando corría el año 1947.

Desde entonces trabamos una sólida amistad: yo canté en su orquesta hasta 1950, por espacio de tres años. Troilo me había ofrecido que actuara con ella una noche de tantas, cuando él, Zita, su mujer, y el Malevo Muñoz (o Carlos de la Púa, según se prefiera) junto con el que esto escribe tomaban copas y verseaban en un templo de la noche llamado La Cartuja, metido en Libertad y Diagonal Norte, en pleno cuore de Buenos Aires Troilo era el prototipo del hombre de la noche.

Y la noche es más generosa que el día, porque es el momento que hermana a la gente como nosotros, los músicos de la ciudad. En la noche no hay diferencias políticas y la gente se aúna para transmitirse recíprocamente afectos, a veces propios y a veces heredados, de una ciudad que tiene alma. Esto ocurre, generalmente, donde se hace música de tango: hay gente de todo el mundo juntándose alrededor de quienes hacemos tango, y Troilo siempre fue nuestro representante..

En tomo a los astros como él siempre llega gente de ésa que busca sacar provecho, pero El Gordo no protestaba, y a esa gente la cambiaba con un abrazo. El era un poseído del dolor, del dolor propio y del dolor ajeno. En su fuero íntimo (yo lo sé bien) era un hombre triste, y era notable entender cómo esa tristeza, noche a noche, se iba trasuntando en los distintos sonidos que arrancaba al bandoneón.

Ahora viene a mi mente que en el Odeón, donde actuamos juntos por última vez, no sé qué pintor le dedicó un cuadro. Se llamaba 'El ángel de la noche', y el título no pudo estar mejor puesto, porque El Gordo era el ángel de Buenos Aires. Veinticinco años atrás, solía hablar siempre de fútbol (su debilidad era River Plate), de burros y de poesía. Pero, últimamente, no escuché de sus labios esos temas tan afines a su personalidad.

El a mí me decía El Gaucho y yo a él lo llamaba, respetuosamente, Pichuco. No sé por qué, pero nunca nos tuteamos. Sin embargo, nuestro afecto de amigos fue inmenso: los dos sabíamos que una sensibilidad común establecía sus lazos entre nosotros.

La última vez que estuve a su lado, en el teatro Odeón, hicimos juntos tres tangos: Sur, El último organito y La última curda. Recuerdo que ese día en los finales de las piezas la gente aplaudía a rabiar: creo que Pichuco los acercaba a Dios con su bandoneón, como nunca tal vez lo había hecho. Esa noche, al término de la audición, me confió un deseo que sería premonitorio: Tengo cuatro bandoneones, me dijo, y cuando muera quiero que uno de ellos le sea donado al pibe que más se aplique en el estudio de este instrumento. Ahora, habrá que cumplir esa voluntad, tal vez la última solicitud del Ángel de Buenos Aires.

De todos modos, nos queda este pueblo que ha venido a verlo, y hago mías las palabras con que lo definía Zita, su mujer: "El Gordo, decía Zita, es mío de la puerta de casa para adentro; de allí para afuera es del pueblo".

Fue un admirador de Pedro Maffia, un tolerante, un hombre que hizo de su vida un acto de amor. Pero, por sobre todo, Pichuco fue un músico. Y hoy, por lo que ocurrió, puede decirse que fue el músico del pueblo” .

(*) Material tomado de la revista “SIETE DÍAS” y de “magicasruinas.com.ar” con Fotomontaje de Norberto Fernández – Idea y composición de la presente José Pedro Aresi


Septiembre 2007

 


 

APARTS STUDIO PUEYRREDON

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

Catering para eventos

 

 




 

 

 

 


 

 


Terapia On Line

 

 

 

 

 

Concord Callao

 

 

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 


+ INFO





Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 











 


ARRABAL EXPERIENCE TOUR

 


 

 


 







 

 

 

ORDEN BONARIA
+ INFO

 

click x mas información
+ INFO

 

 

 

 

click x mas información

 

 

+ INFO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

Hotel Concord Callao Terapia On Line

 

 

 

 

 

 

 

barra superior Contactar Prensa Recomendar esta web Tienda Virtual Buscar en este sitio
SUBIR

Hotel Concord Callao Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Concept

Hoteles en Buenos Aires Terapia On Line