Hoteles en Buenos Aires Hoteles en Buenos Aires
Hoteles en Buenos Aires

Buenos Aires Antiguo

Contactar
VOLVER A PAGINA INICIAL

INTERES HISTORICO
Historical Interest


INICIO / Home


Fundación

Foundation

Plaza de Mayo

Mayo Squaren

Protagonistas
Protagonist

ProtagonisAntiguos Mapas
Old Maps

Olds MapsInmigración
Immigration

Antiguas Calles
Olds Streets

Casas Históricas
Historical Houses

Arte Histórico
Historical Art

Lectura
Reading

Viejos Impresos
Forms Old

Juguetes Antiguos
Old Toys

Viejos Mercados
Old Markets

Viejas Farmacias
Old Pharmacies

Viejos Pasajes
Old Passage

Lo que No Miramos
The Things we do not see

Fotos Antiguas
Old Photos

Cúpulas
Dome

Barrios
Districts

CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO

Links Afines
Related Links

Links Recomendados
Recomended Link

Libros Recomendados
Recommended Books

Antigüedades
Antiques


CD-ROM CON HISTORIA

History with CD-Rom


Visitas Guiadas
Guide Tour

Galería de Arte
Art Gallery

Click por más información...

Buenos Aires Actual

BUENOS AIRES HOY
Buenos Aires Today


INICIO
/ Home


Restaurantes
Restaurants

Hoteles
Hotels

Turismo en Buenos Aires
Tourism in Buenos Aires

Turismo en Argentina
Tourism in Argentina

Agencias de Turismo
Tourist offices

Tango / Tango

Diarios Argentinos
Argentinian Newspapers

Galería de Arte
Art Gallery

Datos Utiles para Turistas
Useful data for toursts

Cines / Cinemas

Teatros / Theaters

Subterráneos
Undergrounds

Embajadas
Embassies

Museos
Museums

Denuncias
Denunciation

Ferias Artesanales
Handmade Fairs

Publicidad en este portal
/ Publicity


Agradecimientos

Gratefulness


Quienes Somos

Who are


Objetivos

Objectives


Contactar

Contact us

Buenos Aires Actual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


CONTACTAR CON PATIO DE TANGO

UN RECUERDO DE ALFREDO GOBBI
Por José María Otero*

Conocí a Alfredo gracias a Pirulo, un atorrante de la barra, que era hincha suyo y lo trajo al barrio. Nosotros éramos alegres dieciochoañeros, despreocupados y atentos al vaivén del equipo del cuore, la orquesta que nos tiraba, la silueta de las pebetas que pasaban repiqueteando su taquito en la vereda y la milonga con su rante berretín. Los jueves armábamos unan morfi bien grasón en una fonda de la calle Los Patos entre Colonia y Luna y no sé cómo Pirulo lo arrastró a Alfredito a una de aquellas comilonas, a las cuales el gran troesma se nos haría habitué. Incluso trajo a uno de sus cantores, el colorado platense Héctor Coral, y luego aterrizaría gente como Rodolfo Lesica, Julián Centeya, José Berón y algunos futbolistas. A veces, cuando las copas habían realizado el prefacio situacional, el hombre se paraba sobre la silla y dirigía la orquesta virtual que lo seguía en Amurado, al estilo Pugliese. Nosotros éramos los supuestos músicos que pronunciábamos las notas correspondientes aunque vendría la lógica desbandada en las variaciones que había creado Maffia para tan hermosa página y que no podíamos seguir tarareándolo en compás. Un tórcan del rioba cantaba los versos olvidados de temas como Entrada prohibida o La Payanca y siempre había alguna otra gola generosa.

De aquellas noches truncas pasé al trocén donde me hice habitué. Mi parada arrancaba en el Suárez de Esmeralda y Lavalle donde me encontraba siempre al negro Hugo Díaz y su proverbial humor santiagueño. La seguía en la Richmond de Esmeralda donde había actuaciones continuas. Y frente a Radio El Mundo, de la calle Maipú se producía una gran concentración de tangueros, porque en la emisora proliferaban las actuaciones de las orquestas típicas más destacadas. Allí era mi tercera recalada y me hice de amistades como el poeta de Boedo Julio Camilloni que correteaba artículos para talabartería, Oscar Fresedo, hijo de Emilio, Manolo Sucher, Pichuco, Domingo Sciaraffia, Roberto Arrieta, Carlitos Almada, Centeya, Ángel Cárdenas, Julio Sosa, Rivero y mi padrino en ese ambiente era Alfredo Gobbi.

Al socaire de la nostalgia no puedo menos que revivir infinidad de escenas que me quedaron registradas con muchos de aquellos personajes con los que mantuve amistad como Centeya, con quien pasé largas noches y compartí posteriormente micrófono. Las vigilias me nutrieron de anécdotas imborrables y recuerdo las palabras de Alfredo aconsejándome para no caer en vicios que a él terminarían destruyéndole. Tenía un leve temblor en sus manos y me explicaba que era por culpa de la ginebra. Me hablaba largamente de Orlando Goñi –para mi gusto el pianista más genial que tuvo el tango- y de Pugliese y Troilo, con quienes alternó en varios conjuntos. Porque el que conseguía el trabajo llamaba a los otros y el conjunto llevaba entonces el nombre suyo. Por eso actuaron los tres bajo la denominación de Osvaldo Pugliese y su orquesta o Troilo, o Gobbi, según el caso. Y se tenían entre ellos una profunda estima humana y profesional. La misma que le tuvo Astor Piazzolla que le dedicó su tango: Retrato de Alfredo Gobbi. En un programa dominical matutino que yo conducía con Osvaldo Papaleo me habló de su admiración por Gobbi y de la letra de un hermoso valsecito que Alfredo compuso en su homenaje y que le pasó por debajo de la puerta de su casa, escrito a lápiz y que Astor lamentablemente perdió. También se lo contaría a Natalio Gorín para ser reproducido en el interesante libro de Natalio.

Todos sabemos del terrible final de Alfredo Gobbi. Vencido por el alcohol y las drogas, tocando en lugares de mala muerte, viviendo en una pensión lamentable, alejado de los amigos y la familia, a su deceso en 1965, hubo que hacer una colecta entre tangueros para rescatar su legendario violín que el dueño de la pensión se quedó para recompensar la deuda del inquilino. Cuando lo fueron a ver a Troilo, el gordo se quejó amargamente: “¡Cómo no vinieron a verme primero a mí..!”, y puso lo que faltaba, además de componer en su homenaje ¨Milonguero triste. Gobbi nos dejó unas grabaciones invencibles, algunas composiciones de gran enjundia musical como Orlando Goñi, Camandulaje o El Andariego, dedicado a su padre y el regalo de la amistad, su personalidad auténtica, entrañable, enfundada en su pinta porteña y bacana.

Quería contar una anécdota intransferible que viví a su lado. Osvaldo Tarantino lo había invitado a un asado nocturno en una casa de Puente Alsina y Alfredo me coló. Era en una de esas casas chorizo, con parral y gallinero al fondo, guitarras, canto y el infaltable truco del alba. Estábamos en el feca, frente a la radio, tomamos algo y nos mandamos en un taxi que paramos en la puerta. Al llegar al Obelisco, se agarra la cabeza y recuerda: “¡Huyyyy, me olvidé el violín en el bar….volvamos rápido por favor!”. Yo recordé que eso le pasaba seguido al despistado Edgardo Donato, porque ya conté que andaba a veces con el Negro Almada que cantaba con él. El fercho pegó la vuelta y cuando Alfredo entra al boliche, me comenta: “¡Es el maestro Gobbi! Yo soy fanático de él, qué bárbaro!”. Y retomamos la marcha. Aproveché para contarle: “¿Sabés que el hombre es hincha tuyo? Mirá que suerte…”. Agarramos Rivadavia, pasamos el Congreso y Alfredo me dice. “Tenemos que tocarle algo al amigo entonces, ¿no te parece, Josecito?”. Desenfundó el violín y el hombre, asombrado paró el coche. Gobbi entró a tocar Ojos Negros de Greco, y de repente lo mezclaba con la canción rusa homónima (Ochi chornye) y entramos los tres en trance con el maestro que cerraba los ojos, arrancándole al instrumento una vibración emocional inolvidable Era una noche de luna llena y me empezó a correr un frío por la espalda increíble. Sin darnos cuenta el tachero y yo teníamos los ojos llenos de lágrimas y por supuesto compartió toda la velada con nosotros posteriormente. Fue uno de los momentos más sublimes que he vivido con el tango y sus grandes personajes. De aquella época irrepetible de bohemia y amistad que ha quedado sepultada por la modernidad.

José María Otero
Abril 2007

(*) “Inclaudicable porteño de Parque Patricios, milonguero y futbolero. Periodista del diario La Razón, fue Jefe de Deportes de los canales 7 y 9. Tuvo programas en varios canales de televisión y radio. Habitante de la noche porteña en 1974, después del Mundial de Alemania, se radicó en España, donde entre otras cosas fundó la revista Mundo Argentino que co-dirige desde hace 11 años con Osvaldo Parrondo. Es historiador de tango, poeta lunfa y enseña a Bailar tango.

 

<<<VOLVER

 

AVISO LEGAL: www.buenosairesantiguo.com.ar no se hace responsable por las notas firmadas por terceras personas, son exclusiva
responsabilidad de quienes firman las mismas.

 

 


 

APARTS STUDIO PUEYRREDON

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

Catering para eventos

 

 




 

 

 

 


 

 


Terapia On Line

 

 

 

 

 

Concord Callao

 

 

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 


+ INFO





Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 











 


ARRABAL EXPERIENCE TOUR

 


 

 


 







 

 

 

ORDEN BONARIA
+ INFO

 

click x mas información
+ INFO

 

 

 

 

click x mas información

 

 

+ INFO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

Hotel Concord Callao Terapia On Line

 

 

 

 

 

 

 

barra superior Contactar Prensa Recomendar esta web Tienda Virtual Buscar en este sitio
SUBIR

Hotel Concord Callao Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Concept

Hoteles en Buenos Aires Terapia On Line