Interés Histórico
INICIO
Fundación
Plaza de Mayo
Protagonistas
Antiguos Mapas
Inmigración
Antiguas Calles
Casas Históricas
Arte Histórico
Lectura
Viejos Impresos
Juguetes Antiguos
Viejos Mercados
Viejas Farmacias
Viejos Pasajes
Lo que No Miramos
Fotos Antiguas
Cúpulas
Barrios
CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO
Links Afines
Links Recomendados
Libros Recomendados
Antigüedades
CD-Rom con Historia
Visitas Guiadas
Galería de Arte
Click por más información...
-Buenos Aires Hoy
INICIO
Diarios Argentinos
Restaurantes
Hoteles
Turismo en Buenos Aires
Turismo en Argentina
Agencias de Turismo
Tango
Datos Utiles para Turistas
Cines
Teatros
Subterráneos
Embajadas
Museos
Denuncias
Farmacias de Turno
Ferias Artesanales
Negocios
Gente que Busca Gente
Publicidad
Agradecimientos
Quienes Somos
Objetivos
Contactar
Página 2 --> Notas de Buenos Aires --> Semblanza...

Semblanza del suburbio

 

TEXTO: JOSE PEDRO ARESI
(material escrito por el autor en El Foro de los Recuerdos de Buenos Aires Antiguo).

info@buenosairesantiguo.com.ar


Un duende travieso echa mano a la memoria y recuerda. Casitas modestas con jardines, casas chorizo y algún “chalet”. Así eran la mayoría de los barrios del suburbio porteño. Veredas de baldosas o ladrillos.

Arboles con cortezas lastimadas por alguna cortaplumas traviesa y que eran usados como arcos en aquellos “cabezas” con pelota de goma, en un “frente a frente” de rechazo vale dos y palomita tres. Partidos de fútbol jugados en la calle; desafíos de cuadra contra cuadra. En las esquinas se ubicaba el almacén, la lechería y esos bodegones, que fueron precursores del café-bar.

El pregón del vendedor ambulante, la carnicería, la panadería, el corralón, la peluquería, la tiendita y el cine del barrio completaban el paisaje. Las calles asfaltadas eran las más, pero las había también de tierra, con zanjas donde croaban las ranas. La escuela primaria , su campana y maestros que iluminaron el camino de varias generaciones. Epoca en la cual existía una relación de familia y veci! nos, basada en el respeto y la solidaridad.

Existía entonces una sociedad barrial, basada en la coexistencia de un grupo homogéneo de gente de trabajo, que actuaba mancomunadamente frente a los problemas del diario vivir. Así nacieron la Sociedad de Fomento y el Club de barrio. Tiempo en que las mujeres lavaban la ropa en un piletón o en un tacho de zinc, a fuerza de fregado y jabón con potasa que impregnaba y lastimaba las manos.

En casi todas las casas se cultivaba una huerta y se atendía un gallinero o una conejera. Tiempos en que la radio era la compañera natural de las horas y las madres realizaban su labor escuchando las voces que misteriosamente fluían de esa misteriosa caja de madera.

Años en que el tranvía rompía el silencio de la noche con sus “nueve puntos” sobradores ; “bondi” que se adentró y llevó progreso a los barrios, hasta convertirse en un amigo más del porteño.

Luego el modernismo importó el trolebús para reemplazar al tranvía; pero el “troley” nunca! pasó de ser un despreciable extraño en la urbe porteña. Con la extinción del tranvía, cambió el horizonte del habitante de Buenos Aires.

Fue entonces que los porteños perdieron la inocencia de la virginidad y se lanzaron a una absurda vorágine, que los llevó a correr más ligero, a trampear, a especular y en algunos casos a convertirse en seres adormecidos por el vicio.

Quedó atrás ese mundo donde todos se saludaban al cruzarse en la calle y se olvidó aquella forma de vida que privilegiaba el respeto al prójimo, el amor por la familia y la dignidad del trabajo. Así sin darse cuenta, los porteños perdieron la cultura de los palotes y la pluma cucharita..

José Pedro Aresi

ESPERAMOS SUS HISTORIAS Y RECUERDOS
Si desea participar y compartir con nosotros y nuestros visitantes sus historias y recuerdos de décadas pasadas, las envía por email con su nombre y apellido a notas@buenosairesantiguo.com.ar o puede hacer CLICK AQUÍ para enviarla a través del formulario y las publicaremos en la sección NOTAS DE BUENOS AIRES, con su firma, de este modo podremos disfrutar todos de esa maravillosa memoria colectiva.





CLICK POR MAS INFORMACION


Click por más información...

Click por más información

Click por más información


Click por más información

CLICK POR MAS INFORMACION