Hotel Rochester Concept

EditRegion1EditRegion10


 

 

 

 

 

EditRegion2
Notas de Buenos Aires --> EL BALNEARIO DE BUENOS AIRES

Historia de la Iglesia
San Miguel Arcángel

por el Dr. Eduardo César GERDING
Para el Vicariato Episcopal Centro de la
Arquidiócesis de Buenos Aires

 

info@buenosairesantiguo.com.ar

 

Contenido
· Introducción.
· El Arcángel San Miguel.
· El brote de tabardillo de 1727.
· La Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo. · Nuestra Señora de los Remedios.
· La Iglesia San Miguel Arcángel y las Segundas Invasiones Inglesas. (1807) · Los párrocos de San Miguel Arcángel.
· Detalles arquitectónicos del templo.
· Augusto César Ferrari ( 1871-1970)
· Monseñor Miguel de los Santos Andrea (1877-1960 )
· El casamiento de Vaslav Nijinsky en San Miguel Arcángel
· El comienzo del deterioro.
· Monseñor Carlos Modesto Klees y La Ley 12.665/40.
· El World Monuments Funds de Nueva York


INTRODUCCION

Según la oficina de Fiscalización de Obras y Castro del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Iglesia de San Miguel Arcángel sita en el barrio de San Nicolás es simplemente un edificio situado en la Circunscripción 14, Sección 1, Manzana 1 y Parcela 9, (Fiscalización de obras) pero para todos aquellos que hemos vivido en este Distrito Escolar 1 denominado centro financiero de la City ella es algo más: constituye nuestro corazón y nuestra alma.21

Su antigua y elegante estructura que data de 1830 fue mudo testigo de los bautismos y bodas de nuestros ancestros. En los momentos más difíciles de nuestro país, nuestros padres supieron elevar sus plegarias bajo el silencio recogedor de sus muros. Sus libros, incendiados cruelmente en 1955 poseían valiosos datos, entre ellos los registros de los fallecimientos acaecidos en épocas previas a la creación del Registro Civil. En junio de 1885, mi abuelo materno cuyos padres procedían de Burdeos (Francia) fue bautizado en San Miguel Arcángel y sesenta años más tarde me bautizaba allí mismo el Padre Elio S. Tripodi y en 1976 lo fue mi hijo mayor por Monseñor Klees..

De niños, muchos de nosotros disfrutamos jugando en su patio frente a la oficina parroquial, ignorantes que esa parra que nos contemplaba había sido plantada por unas manos pioneras nada menos que en 1738. Nuestras madres solían compartir en el ínterin una agradable tertulia con Monseñor Miguel de Andrea mientras degustaban el tradicional té con galletitas Más tarde, como adolescentes pudimos enfrentar las turbulencias propias de la edad gracias a los sólidos y oportunos consejos de Monseñor Klees y del Padre Julio Argentino Argüello.

En medio de ese perfil demográfico tan particular del microcentro, fui testigo de la merma inexorable de nuestra comunidad parroquial, viendo a sus componentes envejecer y a sus integrantes más jóvenes casarse y mudarse a otros barrios. No obstante, el sentimiento por nuestra parroquia nunca decayó a pesar del tiempo y las distancias.

San Miguel Arcángel fue declarado Monumento Histórico por el Presidente de la Nación por Decreto Nº 2088 del 21 de agosto de 1983. A pesar de ello, nuestra querida iglesia testigo de tantos hechos históricos trascendentales para nuestro país como las Invasiones Inglesas y nuestro nacimiento como Nación independiente se ha visto amenazada por circunstancias que parecieran surgir más de la indiferencia que de la acción abrasiva de los tiempos.13

Cabe aquí citar lo que dijera un afamado matutino porteño respecto del abandono de los edificios históricos, ¨ la indiferencia, el desprecio y el abandono de las realizaciones de las generaciones anteriores suelen ser indicios de ceguera cultural e inconsciencia política de sombrías e irreparables consecuencias¨ 15

Mi espíritu, al realizar esta investigación histórica fue ilustrar a las generaciones venideras con la esperanza de evitar hechos similares en otras iglesias. Así se lo comuniqué al Padre Ernesto Salvia del Vicariato Episcopal Centro, quien no dudo en darme su ayuda y alentarme en todo momento.

En lo personal, conservo la ilusión de poder llegar a ver la restauración del templo realizada por profesionales competentes y que, al final de mis días, pueda recibir al Arcángel San Miguel y a su milicia celestial sabiendo que de alguna forma contribuí a curar sus alas. .


El Arcángel San Miguel 22


San Miguel Arcángel ( Pintura existente en la Iglesia de San Miguel Arcángel-Gentileza del Sr.Marcelo Paletta)

Estalló entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón. Y el dragón y sus ángeles pelearon, pero no prevalecieron, ni fue hallado más el lugar de ellos en el cielo. Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él. Apocalipsis 12, 7-9

San Miguel, cuyo nombre significa Quien como Dios, es uno de los siete arcángeles y uno de los tres que menciona la Biblia. Los otros son Gabriel y Rafael. La Santa Iglesia lo sitúa en el nivel más alto de los arcángeles y lo nombra Príncipe de los Espíritus Celestiales y Jefe de la milicia celestial.

Este arcángel preside el culto de adoración a Dios estando las oraciones representadas por el incienso que se eleva sobre el altar.

San Miguel defiende y protege nuestras almas en el momento de nuestra muerte. Su trabajo consiste en recibir a los elegidos en el momento en que el alma se separa del cuerpo. Es también el guardián del Paraíso.

 

Al Arcángel San Miguel se lo representa como un ángel guerrero, el conquistador de Lucifer que aplasta con su talón la cabeza del diablo mientras lo amenaza con su espada. San Miguel es el guardián de los ejércitos cristianos que luchan contra los enemigos de la Iglesia y a la hora de nuestra muerte nos protege contra los poderes malignos.

En el Antiguo Testamento, San Miguel es mencionado en Daniel 10 : 13 y 12: 1 y en el Exodo 23: 20. Los judíos invocan a San Miguel como principal defensor de sus sinagogas y protector contra sus enemigos. En la fiesta de expiación ellos concluyen sus oraciones diciendo ¨Miguel, príncipe de la misericordia ruega por Israel ¨

El 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII tuvo una horrible visión de demonios, escuchó sus voces blasfemando y mofándose. También percibió la horripilante voz de Satán diciendo que podía destruir a la Iglesia si se le otorgaba suficiente tiempo y poder. Satán le pedía a Dios que le concediera 100 años para mostrarle la influencia que ejercería en el mundo como nunca antes se había visto. León XIII pudo ver que el diablo no podía llevar a cabo sus propósitos en el tiempo acordado y sufría una humillante derrota. León XIII pudo ver la imagen de San Miguel expulsando a Satán y sus legiones al abismo del infierno. Pasada media hora, el Papa llamó a su Secretario para la Congregación de los Ritos y le ordenó que todos los obispos del mundo leyeran una oración especial después de celebrar cada misa.

San Francisco de Sales decía que la veneración a San Miguel es la cura más grande contra la rebeldía y la desobediencia a los Mandamientos de Dios y contra el ateísmo, el escepticismo y la infidelidad.

El Arcángel San Miguel se apareció en Garabandal ( España ), en San Miguel del Milagro en Tlaxcala ( Méjico ), en Naju ( Corea) y dos veces en Francia ( a Santa Juana de Arco y en el Monte de Saint Michel ) y en Italia ( a Santa María la Mayor en Roma y en Gargano ). También se apareció en Fátima ( Portugal ) y a Antonia de Astónax a quien le dijo que deseaba ser honrado a través de la oración de nueve salutaciones compuestas por un Padre Nuestro y tres Ave Marías correspondientes a los nueve coros de ángeles. La fiesta de San Miguel Arcángel se celebra los días 29 de Septiembre.

El brote de tabardillo de 1727

En 1727, Buenos Aires que entonces contaba con 60 cuadras y 10.000 habitantes sufrió una epidemia de tabardillo ( tifus exantemático epidémico ). Esta enfermedad, producida por una rickettsia ( descubierta en 1916 ) se transmite a través de los piojos de los vestidos y suele verse cuando son muy deficientes las circunstancias higiénica y sociales ( guerras, asilos etc. ). El contaminante principal son las heces de los piojos infectados.

Sabemos perfectamente cual fue la sintomatología que debieron experimentar los ciudadanos de Buenos Aires. Los piojos solo pueden transmitir la enfermedad 5 días después de chupar sangre de un enfermo de tifus exantemático y en la denominada fase de rickettsemia que es durante los primeros 5 días de la enfermedad.45

Después de un período de incubación de aproximadamente una semana, las víctimas experimentaron seguramente un brusco dolor de cabeza, fiebre, una erupción similar a un tabardo y una alteración de su estado mental. La mayoría de las muertes ocasionadas por el tifus suelen darse en pacientes mayores de 60 años entre el noveno y dieciochoavo día evidenciándose un índice de mortalidad del 10 al 60 por ciento.25.

En nuestra ciudad las escenas eran pavorosas. Una enorme cantidad de cadáveres se acumulaban en las calles mientras que otros cuerpos eran arrastrados atados a las colas de las mulas. Los entierros en Buenos Aires constituían una verdadera pesadilla, eran onerosos y sujetos a un arancel eclesiástico. Buenos Aires, que ya había sufrido diversas epidemias, utilizaba tumbas abiertas en una zona conocida como el Hueco de las Animas situada en la esquina de la actual Rivadavia y Defensa frente a la Plaza Mayor ( actual Plaza de Mayo ).En ocasiones, los cadáveres eran colocados bajo la recova del Cabildo por si alguien los reclamaba. 8.


Debemos tener presente que en esa época los ciudadanos se asistían principalmente en sus casas. En 1611 existía un solo Hospital llamado Hospital de San Martín u Hospital del Rey utilizado principalmente como Guarnición Militar y Presidio el cual funcionó durante el siglo XVIII como asilo. El Hospital del Rey, situado en la esquina Sudeste de las actuales calles Defensa y Méjico, tenía una capilla y un cementerio anexos y ocupaba la mayor parte de la cuadra delimitada por las calles Méjico, Defensa y Chile. Más allá de estos límites se encontraba el arroyo denominado Tercero del Sur el cual drenaba las aguas de lluvia hacia la calle Balcarce y al Río de la Plata .34



Lesiones de Tifus epidémico ( Comisión de tifus de EE.UU )

Sabemos que para 1734 se desempeñaban en Buenos Aires tres cirujanos británicos muy controvertidos que pertenecían a la Compañía del Asiento de Negros: Robert Young, Robert de la Fontaine y Robert Barley. 1,2

El Hospital había sido confiado por el Rey al cuidado de los religiosos de San Juan de Dios pero luego éstos lo abandonaron. El Alférez Real solicitó varias veces al Cabildo que los Padres Betlemitas se hicieran cargo del Hospital de San Martín pero la corona española se mostraba renuente al respecto temerosos del poder político que pudieran llegar a adquirir las ordenes religiosas. Finalmente en 1748, el Gobernador Andonaegui le entregó el Hospital a la citada Orden.

La asistencia medica mejoró sustancialmente cuando el hospital se trasladó a la Residencia de los Betlemitas ( actualmente iglesia de San Pedro González Telmo) situada en la calle Humberto 1º entre Balcarce y Defensa. La mudanza se efectuó en 1795 (en la Iglesia de San Telmo se conserva la mesa de mármol utilizada para las operaciones quirúrgicas en el viejo hospital, y un hermoso reloj de pie donado por el Teniente coronel Denis Pack en agradecimiento al cuidado prestado por los padres Betlemitas a los soldados británicos heridos durante las Invasiones Inglesas de 1806-1807 ) 34

Treinta y ocho años después del brote de tabardillo, Buenos Aires tenía aproximadamente 20.000 habitantes. Nuestro primer farmacéutico fue Don Agustín Pica quien presentó sus credenciales el 5 de Mayo de 1770. Ocho años mas tarde Buenos Aires tenia 9 médicos, 2 cirujanos, 6 sangradores, 5 apotecarios y 48 barberos.

El 1º de Agosto de 1776, el rey Carlos III de España creó el Virreinato de las Provincias Unidas del Río de la Plata siendo su primer Virrey el General Don Pedro de Cevallos ex gobernador de Buenos Aires . Ese mismo año el Padre José González Islas inauguró el Hospital de Mujeres situado en Bartolomé Mitre y Suipacha cerca de la capilla y sitio del actual asiento de la Iglesia San Miguel Arcángel.

En 1778, hubo un brote de viruela en el país que ocasionó una elevada mortalidad hasta Enero de 1779. El 21 de enero de ese año, el Dr Miguel O´Gorman de Ennis, Condado de Clare ( Irlanda ) se hizo cargo del Protomedicato. Tres años más tarde Buenos Aires contaba con 9 farmacias. En 1806 los padres Betlemitas instalaron en la Residencia el Hospital General de Hombres y dos años mas tarde se creaba la primera facultad de medicina.

La Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo

Don Juan Guillermo González Aragón (1687-1768) nació en Andalucía ( España ) y trabajó en Santiago del Estero probablemente comercializando madera. Cuando tenía 28 años de edad se casó con doña Lucía Islas y Alva. Su hija Gregoria fue la abuela del abogado Juan José Castelli, un patriota de la Revolución de Mayo. Uno de sus tataranietos fue el General Manuel Belgrano. Lucía falleció en 1726 y Juan Guillermo ingresó al sacerdocio.

Fueron precisamente las fuertes imágenes de la epidemia de tabardillo las que llevaron a que González Aragón solicitara el 22 de febrero de 1727 la autorización para crear la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo. Dicho requerimiento fue efectuado ante el Obispo de Buenos Aires, fray Pedro de Fajardo de la orden de los Trinitarios y ante el Gobernador don Bruno Mauricio de Zabala *. Dicha hermandad habría de asemejarse a las ya creadas en Cádiz y Sevilla. La fundación definitiva de esta organización se realizó el 3 de marzo de 1727 y su objetivo inmediato fue encargarse de los entierros de los denominados pobres de solemnidad y los ajusticiados. Más tarde habrían de encargarse también de los enfermos y huérfanos.

El Obispo Pedro de Fajardo, (1713-1729),le entregó a la Hermandad una imagen de San Miguel que pronto se convirtió en el patrono de la congregación.

La Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo comenzó tus tareas en la Parroquia de Naturales San Juan Bautista situada en las calles San Juan Bautista y Merlo ( actualmente Alsina y Piedras ).El segundo asentamiento fue en los límites de la ciudad, sobre la calle Tacuarí pasando el gran zanjón de la zona sur. Aquí construyeron el Hospital de San Miguel y una capilla donde fue entronizada la imagen de Nuestra Señora de los Remedios. De aquí que Tacuarí fuera conocida como la calle del Hospital de San Miguel.

El 13 de noviembre de 1773, el Hermano Mayor don Tomás Alonso Fernández Anunció la posibilidad de adquirir un terreno nueve cuadras más al norte llegando a la actual calle Bartolomé Mitre. Dicho terreno fue adquirido por $219 a don José Javier de Espinosa. El hospital y la capilla fueron vendidos al capitán Matías Flores el cual restauró esta última para Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción construyendo el primer altar para honrar la memoria del pío Pedro González Telmo.

En 1734, Don Juan Guillermo González Aragón se convirtió en el capellán de la Hermandad y diez años más tarde su hijo el Padre José González Islas ingresaba al sacerdocio. .


En 1741, el octavo obispo de Buenos Aires, el fraile Dominico José de Peralta Barrionuevo y Rocha Benavidez le ordenó a la Hermandad que suspendiera la realización gratis de los entierros. Dos años más tarde, la Hermandad se reunión y a través de un voto secreto se decidió que el Hospital asistiría a pacientes con todo tipo de enfermedades. En 1754, los estatutos de la Hermandad fueron reconocidos legalmente y se les devolvieron sus prerrogativas. Ese mismo año Francisco Alvarez Campana fue designado como Hermano Mayor de la Orden.

En 1755, el Obispo D. Cayetano Marcellano y Agramont y el Gobernador Andonaegui aprobaron el asentamiento de un Colegio para Huérfanas.Se produjo entonces un conflicto entre el Obispo y Alvarez Campana en lo referente a si esta institución debía o no ser laica. Este orfanato, llamado de Nuestra Señora de los Remedios estuvo dirigida por doña Teresa Bazan. La institución ofrecía asistencia a los huérfanos, mujeres separadas, jóvenes que deseaban casarse en contra del deseo de sus padres, adúlteras y pupilas judiciales. Se brindaba además instrucción en artes y otras labores femeninas. Este sitio funcionó luego como un colegio para señoritas y sus sirvientes. Las niñas utilizaban un gorro de color amarillo y supo ser una de las instituciones más populares en el siglo XVIII. Hasta 1766 el colegio tuvo dos administradores: Fray Francisco Alvarez Campana como Hermano Mayor y Fray José Gonzalez Islas como capellán.


Imagen de Nuestra Señora de los Remedios, del capellán don Juan Guillermo González Aragón y su hijo el Padre José González Islas. ( Gentileza del
Sr. Marcelo Paletta )


En 1757, Fray Alvarez Campana le presentó un proyecto al Cabildo que permitiría a la Hermandad vender productos alimenticios en la recova. Un tercio de las ventas serían para el Cabildo y el resto se utilizaría para mejorar el orfanato de niñas, para construir un hospital para enfermos incurables y también para una Casa de Niños Expósitos. En 1766, el Rey de España ordenó el arresto de Fray Alvarez Campana bajo los cargos de enriquecimiento ilícito. Aparentemente los fondos del orfanato se utilizaron para comprar propiedades en su nombre. Más tarde en 1771 el Virrey Vertiz puso en libertad a Fray Alvarez Campana.

Don Juan Guillermo González Aragón falleció en 1768 a los 81 años de edad. Ese año, el Gobernador Francisco de Paula Bucarelli obedeciendo un decreto de Carlos III expulsó a los Jesuitas de nuestras tierras. En el momento de su fallecimiento, González Aragón era el capellán del Convento de Santa Catalina cuyas monjas habían sido traídas de Córdoba en 1745 .40

El Padre José González Islas, que tenía 22 años, que tenía 22 años cuando reemplazó a su padre como capellán invirtió todo su dinero para completar la misión encomendada. Viajó a España para obtener ayuda para su proyecto. Cuenta la historia que González Islas se granjeó la simpatía del Marqués de Sonora **al ofrecerle un loro de regalo.

En 1778 se realizó el empadronamiento de la población porteña a cargo del regidor decano Gregorio Ramos Mejía que arrojó un total de 24.205 habitantes o sea tres veces más que en 1720. Asi mismo los bautismos quee n 1720 eran 457 pasaron en 1778 a 1474. La tasa promedio de nacimientos, a su vez, subió en esos años de 45 a 55 por cada 1000 habitantes. 34

El Padre González Islas obtuvo el Decreto Real para la iglesia de San Miguel y otros decretos más a través de los cuales la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo fue propietaria de dos estancias, una cerca de Carmelo y otra en Remedios ( Matanzas) aparte de una renta anual de $ 2000 durante ocho años.

El 21 de noviembre de 1788, día de Nuestra Señora de los Remedios, el nuevo capellán completó la construcción de la iglesia de San Miguel. También fundó un Hospital de Mujeres en el mismo sitio en que años más tarde habría de instalarse la Asistencia Publica de Buenos Aires sobre la calle Esmeralda ( actualmente plaza Roberto Arlt ) ***. Contaba con tres grandes salones denominados Nuestra Señora de los Remedios, Santo Tomás y San José.

En 1791, la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo se mudó a la Iglesia Monserrat conservando la administración del hospital, el orfanato para niñas y la Casa de Expósitos. En aquellas épocas se hicieron muy famosas las procesiones en las cuales se transportaba la imagen de Nuestra Señora de los Remedios.

El Padre José González Islas falleció en 1801 y fue enterrado en la iglesia, cerca de los restos de su padre. Existe una parra plantada por el Padre González Islas cerca de la oficina parroquial cubriendo con su sombra la lápida de ambos sacerdotes.

Existe una parra plantada por el Padre González Islas cerca de la oficina parroquial de la Iglesia San Miguel Arcángel cubriendo con su sombra la lápida de ambos sacerdotes. De esto da fe una placa colocada por la Sociedad Forestal Argentina. 12

En 1822, Bernardino Rivadavia cerró la Hermandad y confiscó sus bienes creando la Sociedad de Beneficencia. La Casa de Expósitos ó Casa Cuna fue posteriormente llamada Hospital de Niños Pedro de Elizalde.

 

Nota:

* Don Bruno Mauricio de Zabala ( 1682-1736) ( apodado Manos de Plata ) había nacido en Durango, provincia de Vizcaya y se había enlistado en el ejército cuando tenía 19 años. Al perder su brazo en el sitio de Lérida, el Rey Felipe V lo recompensó nombrándolo Gobernador y Capitán General del Río de la Plata en 1716. Supo tener un rol muy importante en la fundación de Montevideo desplazando en 1724 a los portugueses comandados por Manuel de Freitas Fonseca estableciendo allí dos años más tarde el asentamiento de veinte familias procedentes de las islas Canarias.

**El Marques (don José de Galvez of Macharavialla, Malaga ) fue una autoridad muy conocida que supo tener un papel muy relevante al abordar el tema de los territorios Mejicanos del noroeste, el territorio Estadounidense del sudoeste y la Luisiana. 24,27

***En marzo de 2000, se encontraron 13 restos humanos enterrados en la plaza Roberto Arlt cercanos a la Iglesia de San Miguel Arcángel. Los mismos fueron sometidos a estudios genéticos ( ADNmt ó ADN mitocondrial ) y determinaciones antropométricas destinados a conocer la edad de fallecimiento, el sexo, la altura, el estado nutricional y las enfermedades propias de aquella época. 18,32

Nuestra Señora de los Remedios

La imagen de Nuestra Señora de los Remedios fue traída de Cádiz en 1738 por don Juan de González y Aragón. Se la denomina imagen de candelero dado que no tiene cuerpo sino ropaje. 26

Esta imagen supo estar guardada en la iglesia desde que se cerró la Hermandad. En 1927, fue reinstalada por Monseñor Miguel de Andrea al celebrarse los 200 años de la iglesia.

En la sacristía de la iglesia de Nuestra Señora de Belén en el barrio de San Telmo existe una imagen de Nuestra Señora de los Remedios que perteneció a la farmacia de los Padres Betlemitas. La misma fue adquirida en 1804 por don Antonio Ortiz de Zarate el cual la reinstaló en su casa situada en la calle Maipú entre Bartolomé Mitre y Rivadavia. Posteriormente su hija Trinidad Ortiz de Zárate la donó en 1885 al Padre Luis Duprat de la parroquia de San Telmo.

 

La Iglesia San Miguel Arcángel y las Segundas Invasiones Inglesas (1807)
Untitled Document EditRegion6
Segundas Invasiones Inglesas
-5 de Julio de 1807
Plaza de la Victoria en el momento
del desarme británico
[ Alfonso Granja, Buenos Aires 1895 ]
( Gentileza del Museo Naval de la Nación, Tigre )

Durante las Segundas Invasiones Inglesas, la Brigada del General Lumley contaba con un ala izquierda cuya 5ta columna estaba al mando del Teniente Coronel Duff . Este último avanzó por la calle de la Piedad ( actualmente Bartolomé Mitre)39. Durante el juicio al General Whitelocke , Duff refirió : " …el enemigo comenzó un terrible fuego de fusil desde las casas opuestas. Habiendo perdido unos treinta hombres en esta entrada y, comprendiendo que era imposible forzar la puerta de la iglesia [ San Miguel Arcángel ] con las herramientas que nos habían entregado, juzgué prudente desistir y penetrar más en la ciudad esperando una posición más ventajosa" .

"Al abandonar la entrada de la iglesia [ San Miguel Arcángel ] fuimos castigados con un fuego continuo. Después penetré en la ciudad hasta que juzgué que me hallaba cerca de la ciudadela. Viendo que había perdido tanta gente en la calle; que los cuatro oficiales de granaderos estaban heridos, que el Mayor, el Ayudante y el Cirujano Auxiliar habían sido muertos y que había perdido entre muertos y heridos de ochenta a cien hombres de mi débil columna , doblé a la izquierda y ocupé tres casas" . Posiblemente haya doblado por la actual calle Maipú donde habían casas desguarnecidas.33,43


El Rey Jorge IV de Gran
Bretaña ( 1762-1830 )


En 1784 se enamoró de María Fitzherbert y, hubo de casarse en secreto , pues el Acta de 1772 de los Matrimonios Reales prohibía el casamiento con católicos. Se hizo jugador, bebedor y mujeriego. En 1795, contrajo una deuda de £ 650.000 y, en un intento por persuadir al Parlamento de que le pagara dicha deuda, se casó con su prima Carolina de Brunswick en 1796. Cuando falleció Jorge III ( quien sufría brotes de locura ), Carolina volvió a Inglaterra para reclamar su puesto como reina pero Jorge IV no la dejó siquiera entrar a su coronación en la Abadía de Westminster. Los hermanos Marshall supieron realizar un panorama de su coronación. Jorge IV fue duramente criticado por su política hacia los católicos por Santo Tomás Moro. Para 1820 era obeso, alcohólico y adicto al láudano. Carolina falleció súbitamente al año siguiente. Padeció, como su padre, brotes de locura donde insistía haber sido soldado y participado en la Batalla de Waterloo. Se recluyó en su Castillo de Windsor y falleció en 1830.

Algunos historiadores refieren que hubo un combate en frente mismo del atrio de San Miguel Arcángel. Aparentemente un joven oficial británico llamado Michael Hynes fue herido y asistido por una familia vecina del templo. Según se cuenta, este oficial era el hijo secreto del Rey Jorge IV.

Sofia Hynes, una de las hijas de Michael Hynes contrajo matrimonio con el poeta Carlos Guido y Spano (1827-1918)26. Sofía falleció aproximadamente en 1870 durante el brote de Fiebre Amarilla.

 

Los párrocos de San Miguel Arcángel 4

Fecha de designación Nombre
21 de marzo de 1830 Bernardo José de Ocampo ( tío abuelo de una figura relevante del periodismo porteño Manuel Lainez) Garcia Rozada

25 de abril de 1839

23 de abril de 1842

30 de diciembre de 1865

25 de agosto de 1870

29 de mayo de 1893

8 de julio de 1906

24 de abril de 1912

julio de 1960

1º de abril de 1968

2 de marzo de 1996

Mariano Somellera

Gabriel Fuentes

Feliciano Castrelos

Manuel Velarde

Juan Delheye

José A. Orzali

Miguel de Andrea

Miguel Angel de Andrea

Carlos Modesto Klees

Rubén P. Zamboni ( Celebró la última Misa) 29


AQUI YACE El Cura Propietario D. Bernardo J. de Ocampo Natural de esta Ciudad Sirvió a la Iglesia con esmero 42 años 17 de Capellán Castrense en la Guardia del Monte y esta Ciudad Y 25 en los Curatos de S. Nicolás y Sn Miguel Murió el 11 de Abril de 1839 Amado de Todos sus feligreses Y llorado de su Familia y Amigos.

Monseñor Carlos Modesto Klees ( Foto gentileza del Sr. Marcelo Paletta )

Nació el 12 de enero de 1924 en Tafí Viejo ( Tucumán ). Fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1947 y designado párroco de San Miguel Arcángel de 1968 a 1995. Fue uno de los párrocos más queridos. Solicitó el 12 de septiembre de 1983 que la Iglesia San Miguel Arcángel fuera declarada Monumento Histórico Nacional. 12 Falleció el 5 de septiembre de 1995.

Detalles arquitectónicos del templo 37


Iglesia de San Miguel Arcángel c.1950
(Gentileza de la Sra. Susana Ferrari)

Modificaciones
La arquitectura original de la sede parroquial era muy simple hasta que se le efectuaron importantes reformas acordes con la tendencia neoclásica. Todos estos cambios fueron muy lentos pues la torre se terminó recién en 1853.

La Fachada
La fachada era muy sobria, dividida en dos cuerpos por un esquemático entablamiento y con pilastras sin base ni capitel. En el eje se abría la puerta de acceso, de vano semicircular y, en el piso superior, sobre ella, había un nicho con una imagen. Finalmente, corría otro entablamiento más importante y un sencillo pretil con la figura del Santo Arcángel. Luego de las reformas efectuadas entre 1912 y 1918 la fachada adquirió características eclécticas neorrenacentistas

Pares de columnas exentas de orden corintio enmarcan la puerta de acceso, a sus lados sendos mosaicos de fondo color oro con cruz sobrepuesta azul-celeste, técnica musiva que se empleó para decorar el friso del entablamiento de este cuerpo, con una frase alusiva a San Miguel y en la que se emplearon los mismos colores. En sus extremos columnas esquineras y pilastras similares, una por lado, le dan término.
En el segundo cuerpo, en el centro, frontón escarzano partido sostenido por ménsulas, entre ellas también en mosaico, el nombre de la advocación del templo.  

 

En el pleno del frontis la base de la imagen de San Miguel que emerge delante de un óculo.

A sus lados un pretil vincula pedestales que apoyan en las columnas descriptas del primer cuerpo que sirven de sostén a las esculturas de los Doctores de la Iglesia. La arquitectura de este cuerpo la conforman tres cuartos de columnas y pilastras de igual orden con su respectivo entablamiento de línea mixtilínea.

Termina la fachada en el eje, una composición formada por óculo al centro con la figura de Dios padre, pintada probablemente sobre chapa, a sus lados decoración de roleos y sendos pares de ménsulas sostienen otro frontón cuyo pleno reitera la decoración musiva, coronando el conjunto de la efigie de bulto del Salvador. En los laterales, muretes con pilares sobre las columnas del cuerpo inferior.

 

LA TORRE

Desde esta torre, llamada "La Chismosa"se atalayaban en 1853 para avistar las guerrillas entrerrianas ( La Razón 21-8-1918). Esta única torre, ubicada a la izquierda, se hallaba dividida en tres cuerpos por molduras muy simples. Sus ángulos eran redondeados y en el segundo y tercer cuerpo se habrían ventanas en cada uno de los muros. Le daba término un cornisamiento de destacadas proporciones y un chapitel campaniforme con cupulín. La torre fue decorada con juegos de pilastras esquineras, orden ecléctico, entablamiento que reitera la traza mixtilínea, esfera de reloj y una sola abertura por lado de vano semicircular. Conserva la antigua cúpula campaniforme hexagonal decorada con azulejos, y el cupulín y cruz de hierro forjado. Años mas tarde se procedió a demoler las mayólicas del capulín de la torre y a recubrirlo con un revestimiento.30

Click para entrar en Aromas y Sabores Argentinos

Las puertas laterales

La puerta adhiere a la tradicional forma de marco en arco escarzado. La componen dos hojas divididas aproximadamente a los dos tercios de su altura, con cuarterones, con portillo. A éste lo decoran seis tableros superpuestos: los correspondientes al zócalo son de perímetro rectangular y están colocados verticalmente, los centrales, de flancos rectos, son alongados y tienen los extremos mixtilíneos, los superiores, muestran tres lados en cuadro y el restante, paralelo al arco escarzano del vano. Las hojas laterales del postigo Las conforman cinco cuarterones cada una, en forma de paralelogramos verticales y sus terminaciones menores son contracurvadas. El paño encimero consta de ocho tableros rectangulares con contracurvas en sus lados pequeños y distorsiones para mantener el paralelismo con el dintel. Es madera tallada y lustrada y pertenecen a la segunda mitad del siglo XVIII.

El interior del templo


( Foto gentileza de la Sra. Susana Ferrari )

La distribución adhiere al tradicional plano compuesto por nártex, una sola nave central, a la cual abren a cada lado: el nicho para la benditera, una hornacina y tres capillas de escasa profundidad entre los machones; a continuación el crucero y presbiterio originalmente de planta recta que, al reformarse el templo se le transformó en falso ábside.

Sobre los muros de la antigua capilla se observan restos de pintura del siglo XIX, huecos que probablemente sirvieron para amurar los horcones del anterior retablo, como también trozos del entablamiento original, que hacen presumir que respondían al orden toscano.

El templo se halla cubierto por una bóveda de cañón corrido con lunetos para las aberturas, éstas de dintel en arco escarzano. Al reformarla se suspendió de ella otra falsa, por lo que es posible suponer que debe estar reforzada por un arco perpiano en cada uno de los tramos en que se divide la nave.

Ferrari modificó el espacio interno de la iglesia creando un ábside curvo, cubriendo la bóveda y la cúpula con casquetes de metal desplegado y yeso. Para delimitar los tramos, colocó arcos fajones del mismo material y recortó cornisas para lograr el efecto de trampantojo. Decoró con grandes cuaderos las paredes libres sobre los altos zócalos y la techumbre. En el conjunto se observa la reunión de temas tomados de los Evangelios Canónicos y de los Apócrifos. Sorprende también la gran cantidad de atlantes y de cariátides presentados de un modo original.

En la Unión del 16 de julio de 1921 se consigna" …los grandes altares de madera han desaparecido para dar lugar a cuatro más pequeños de mármol, colocados en forma tal que permiten dar mayor desahogo al templo. En vez de los antiguos santos de bulbo el artista ( ..) ha hecho delicados lienzos que representan uno al Sagrado Corazón, a María Inmaculada otro, a la nobilísima Santa Filomena el tercero y a la Muerte de San José el último…puede considerarse el templo más hermoso de la capital. Efectivamente, el antiguo templo del cual fueron curas rectores destacadas personalidades del clero argentino (…) evoca en Buenos Aires el aspecto característico de las capillas romanas del siglo XV. "

>>> a página siguiente

 


EditRegion9

EditRegion4


EditRegion5

 


visitas guiadas

 

 

 

Terapia On Line Terapia On Line

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SERVICE DE LAVARROPAS SERVICE DE LAVARROPAS

 

IR AL FACE DE BUENOS AIRES ANTIGUO

SUBIR