Interés Histórico
INICIO
Fundación
Plaza de Mayo
Protagonistas
Antiguos Mapas
Inmigración
Antiguas Calles
Casas Históricas
Arte Histórico
Lectura
Viejos Impresos
Juguetes Antiguos
Viejos Mercados
Viejas Farmacias
Viejos Pasajes
Lo que No Miramos
Fotos Antiguas
Cúpulas
Barrios
CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO
Links Afines
Links Recomendados
Libros Recomendados
Antigüedades
CD-Rom con Historia
Visitas Guiadas
Galería de Arte
Click por más información...
-Buenos Aires Hoy
INICIO
Diarios Argentinos
Restaurantes
Hoteles
Turismo en Buenos Aires
Turismo en Argentina
Agencias de Turismo
Tango
Datos Utiles para Turistas
Cines
Teatros
Subterráneos
Embajadas
Museos
Denuncias
Farmacias de Turno
Ferias Artesanales
Negocios
Gente que Busca Gente
Publicidad
Agradecimientos
Quienes Somos
Objetivos
Contactar

Página 2 --> Notas de Buenos Aires --> MATANZA DE GANADO, 1750

Matanza de ganado,
año 1750

 

Del libro Estampas del pasado 1, de José Luis Busaniche, editorial Hyspamérica, edición 1971.

info@buenosairesantiguo.com.ar


Pasamos mi compañero y yo a hacer tiempo a la estancia de don Antonio Rodríguez, distante del convento [de San Pedro] cuatro leguas, donde había capilla para decir misa y todas providencias para vivir con conveniencia y, sobre todo, concurría el grande afecto que siempre había merecido a los señores de la estancia, y en esta ocasión lo experimenté largamente. Detúveme en ella veinte días, y no faltaba aquella diversión que puede ofrecer el campo.. Una de las mayores fue ver un día en una ensenada que hace el río, encerradas diez y ocho mil yeguas, y más de la mitad de ellas con sus crías. Habían recogido este ganado' de todas las tierras de la estancia, que son siete leguas, a fin de matar algunos caballos enteros (que por acá llaman baguales, para que las yeguas con esta diligencia procreasen mulas, quedando con los borricos.

Con efecto, mataron en dos días, más de doscientos hermosísimos caballos y vendieron cinco mil yeguas a dos reales y medio cada una. Tienen poca estimación por la multitud que hay. Vi también en diversos días matar dos mil toros y novillos, para quitarles el cuero, sebo y grasa, quedando la carne por los campos. El modo de matarlos es éste: montan seis o más hombres a caballo, y dispuestos en semicírculo, cogen por delante doscientos o más toros.

En medio del semicírculo que forma la gente, se pone el vaquero que ha de matarlos; éste tiene en la mano un asta de cuatro varas de largo, en cuya punta está una media luna de acero de buen corte: Dispuestos todos en esta forma, dan a los caballos carrera abierta en alcance de aquel ganado. El vaquero va hiriendo con la media luna a la última res que queda en la tropa; mas no le hiere como quiera, sino que al tiempo que el toro va a sentar el pie en tierra, le toca con grandísima suavidad con la media luna en el corvejón del pié, por sobre el codillo, y luego que el animal se siente herido, cae en tierra, y sin que haya novedad en la carrera, pasa a herir a otro con la misma destreza, y así los va pasando a todos, mientras el caballo aguanta; de modo que yo he visto, en sola una carrera (sin notar en el caballo detención alguna), matar un solo hombre ciento veinte y siete toros. Luego, más despacio, deshacen el camino y cada un peón queda a desollar el suyo, a los que le pertenecen, quitando y estaqueando los cueros, que es la carga que de este puerto llevan los navíos a España. Aprovechan, como se ha dicho, el sebo, la-grasa y las lenguas y queda lo demás por la campaña...

FRAY PEDRO PARRAS (1)

(1) FRAY PEDRO JOSÉ DE PARRAS - Religioso franciscano. Nació en un pueblo de Aragón (España), durante los primeros años del siglo XVIII. Profesó en el Instituto Franciscano de la Regular Observancia de Zaragoza. En 1749 llegó a Buenos Aires con una misión de la orden a que pertenecía, pasando después al Paraguay y Córdoba. Fue Lector Jubilado, Guardián Definidor y Padre de la Provincia del Paraguay. En 1768 ese encontraba en España asistiendo al capitulo general de su orden celebrado en Valencia. Acompañó a don Pedro dé Cevallos en sus expedicion alas costas del Brasil y Río de la Plata, con el cargo de Teniente Vicario general. Fue nombrado después Rector y Canciller de la Universidad de Córdoba del Tucumán. Escribió Gobierno de loa regulares de América, Madrid, 1788 y Diario y derrotero de los viajes... desde que alió de la ciudad de Zaragoza en Aragón para la América; con una... relación de lo que... ha experimentado en diversos países y de las cosas.. que en ellos ha visto. El diario y derrotero del P. Parras, que había permanecido inédito, ese publicó en la Revisto de la Biblioteca Publica de Buenos Aires, 1882.

ESPERAMOS SUS HISTORIAS Y RECUERDOS
Si desea participar y compartir con nosotros y nuestros visitantes sus historias y recuerdos de décadas pasadas, las envía por email con su nombre y apellido a notas@buenosairesantiguo.com.ar o puede hacer CLICK AQUÍ para enviarla a través del formulario y las publicaremos en la sección NOTAS DE BUENOS AIRES, con su firma, de este modo podremos disfrutar todos de esa maravillosa memoria colectiva.





CLICK POR MAS INFORMACION


Click por más información...

Click por más información

Click por más información


Click por más información

CLICK POR MAS INFORMACION