Interés Histórico
INICIO
Fundación
Plaza de Mayo
Protagonistas
Antiguos Mapas
Inmigración
Antiguas Calles
Casas Históricas
Arte Histórico
Lectura
Viejos Impresos
Juguetes Antiguos
Viejos Mercados
Viejas Farmacias
Viejos Pasajes
Lo que No Miramos
Fotos Antiguas
Cúpulas
Barrios
CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO
Links Afines
Links Recomendados
Libros Recomendados
Antigüedades
CD-Rom con Historia
Visitas Guiadas
Galería de Arte
Click por más información...
-Buenos Aires Hoy
INICIO
Diarios Argentinos
Restaurantes
Hoteles
Turismo en Buenos Aires
Turismo en Argentina
Agencias de Turismo
Tango
Datos Utiles para Turistas
Cines
Teatros
Subterráneos
Embajadas
Museos
Denuncias
Farmacias de Turno
Ferias Artesanales
Negocios
Gente que Busca Gente
Publicidad
Agradecimientos
Quienes Somos
Objetivos
Contactar
Página 2 --> Notas de Buenos Aires --> LAS MURGAS...

Las murgas de antes

 

TEXTO: JOSE PEDRO ARESI
(material escrito por el autor en El Foro de los Recuerdos de Buenos Aires Antiguo).

info@buenosairesantiguo.com.ar


“ LOS AMANTES DE LA ALEGRIA “

“Esta murga se formó un día que llovía, por eso le pusimos.......”. Así comenzaba la canción con la cual se presentaba la murga formada por los chicos de la cuadra, habitantes de esa calle donde terminaba el asfalto.

El grupo iniciaba los preparativos mucho antes que llegara Carnaval, cuidando con tiempo de alistar el vestuario, los instrumentos e inventar, adaptar o plagiar nuevos cánticos, excepto claro está, el consabido estribillo de presentación. Luisito Bustelo, hijo de un “motorman” de tranvía de la Compañía Anglo, oficiaba de director, ya que por edad y temperamento era el líder indiscutido de la barra.

Más allá de los murguistas ocasionales, esos que en todos los grupos existen, la murga tenía componentes de “fierro”, es decir los históricos, los que todos los años participaban de ella: Jesús, Osvaldo, Caramanchada, Pichón, el tano Nico, el Noi y el Faina Chico.

El flaco Jesús no hacía honor a su nombre. Lo habían echado de la escuela pública por incorregi! ble y cursaba el segundo grado en una escuela de curas. Osvaldo, el gordito del grupo, iba siempre a la cola de la hilera bullanguera debido a su andar cansino.

Caramanchada, a quien en el barrio llamaban así por una pequeña mancha, parecida a una frutilla, que tenía en la cara y que según se decía era el producto de un antojo incumplido de la madre durante el embarazo. Pichón, delgado y de pelo rubio ensortijado, era huérfano de madre y por lo tanto el hijo de todas las otras “viejas”.

Siempre tenía reservado un lugar a la hora de comer, en la mesa de los demás chicos. Era como un hermano para todos. El tano Nico, hijo del verdulero, tenía una voz maravillosa que le permitía cantar desde una “canzonetta” hasta un tango en sus solos interpretativos dentro de la murga. El Noi, a quien le pusieron este apodo porque cuando era muy chico y al modo de sus mayores, en lugar de decir nosotros decía “noi”.

El “luthier” del conjunto era el Faina Chico, así llamado para diferenci! arlo de su hermano mayor apodado Faina Grande. Ambos eran los hijos del pizzero. Sin que existiera un código escrito, el vestuario de la murga de la cintura hacía abajo era libre. Generalmente se trataba de un viejo pantalón arremangado que se arrastraba por el suelo barriendo las veredas y zapatillas de lona con suela de goma o alpargatas.

El cuerpo, normalmente desnudo, se cubría con una prenda confeccionada en arpillera. La del conductor del grupo era de tipo levita, con faldón ribeteado en color rojo y el resto vestía chalecos festoneados en vivos colores. En su cabeza, el director llevaba la tradicional galera de cartulina negra, en tanto los otros integrantes usaban sombreros, gorros, bonetes o vinchas con plumas.

El director también ostentaba la clásica batuta y un pito estridente con el cual marcaba a los demás lo que debían hacer. Como maquillaje utilizaban un negro descolorido que se obtenía quemando un corcho que luego los murguistas frotaban sobre la piel, para simular bigotes, peritas o prolongar patillas, como también para trazar caprichosas líneas sobre sus brazos desnudos.

Los instrumentos con que acompañaban sus cánticos eran muchos. El más elemental: dos tapas de cacerolas de aluminio que se golpeaban entre sí. Utilizaban también dos listones de madera con una lata de conserva en cada uno de sus extremos, ensamblados por un tornillo con arandela y tuerca.

El instrumento se accionaba igual que una tijera de cortar césped y emitía un sonido disonante, pero efectivo. Otro: un trozo de palo de escoba que sostenía una lata de aceite a modo de violín y que era golpeada con una vara de mimbre para marcar el ritmo. Jesús hacía sonar un viejo cornetín que había encontrado vaya uno a saber donde.

Caramanchada esgrimía un alambre en el cual estaban ensartadas cierta cantidad de tapitas de bebidas que al ser agitadas en un sube y baja acompasado, chocaban entre sí y emitían un particular sonido de “tachín, tachín”. No faltaba el tambor de lata, la armónica y una bocina que sonaba al ser apretada la bocha de goma que tenía en un extremo.

La murga salía a brindar su alegría a la gente del barrio, una vez terminados los juegos de agua, es decir cuando los vecinos se sentaban en la vereda a tomar fresco, utilizando reposeras y sillas o banquitos con asientos de paja. Sonando sus instrumentos, saltando y haciendo piruetas, los murguistas se acercaban a los grupos para “ofrecer sus graciosos servicios” diciendo: “ le cantamos diga “ o bien “ le cantamos doña”.

Si el convite era aceptado, comenzaban a desparramar su algarabía cantando versos insinuantes o directamente picantes, según captaran el gusto de su improvisado auditorio o bien respondiendo a los pedidos que recibían. Al finalizar cada actuación cosechaban monedas, la ofrenda de una bebida o algunas veces un puntapié en el trasero, cuando se ponían pesados o traicionados por su intuición , se excedían en el vocabulario empleado.

Una vez finalizado el periplo del día, regresaban cansados y con la pintura corrida por el sudor para, sentados en el co! rdón de la vereda, contar y repartirse lo recaudado. Estas actuaciones se repitieron durante varios Carnavales, hasta que un día no se vio regresar al grupo a la cuadra. Cuentan que al llegar las primeras sombras de la noche, la murga se encaminó silenciosa hacía el poniente y se perdió de vista tras la estación del tren. Ese fue el día en que “ Los Amantes de la Alegría ” se marcharon por las calles del barrio, para nunca más volver!

 

José Pedro Aresi

 

Click por más información








CLICK POR MAS INFORMACION


Click por más información

 

Click por más información

 






CLICK POR MAS INFORMACION

 


 

 

 

ESPERAMOS SUS HISTORIAS Y RECUERDOS
Si desea participar y compartir con nosotros y nuestros visitantes sus historias y recuerdos de décadas pasadas, las envía por email con su nombre y apellido a notas@buenosairesantiguo.com.ar o puede hacer CLICK AQUÍ para enviarla a través del formulario y las publicaremos en la sección NOTAS DE BUENOS AIRES, con su firma, de este modo podremos disfrutar todos de esa maravillosa memoria colectiva.





CLICK POR MAS INFORMACION


Click por más información

Click por más información




Click por más información

CLICK POR MAS INFORMACION