Interés Histórico
INICIO
Fundación
Plaza de Mayo
Protagonistas
Antiguos Mapas
Inmigración
Antiguas Calles
Casas Históricas
Arte Histórico
Lectura
Viejos Impresos
Juguetes Antiguos
Viejos Mercados
Viejas Farmacias
Viejos Pasajes
Lo que No Miramos
Fotos Antiguas
Cúpulas
Barrios
CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO
Links Afines
Links Recomendados
Libros Recomendados
Antigüedades
CD-Rom con Historia
Visitas Guiadas
Galería de Arte
Click por más información...
-Buenos Aires Hoy
INICIO
Diarios Argentinos
Restaurantes
Hoteles
Turismo en Buenos Aires
Turismo en Argentina
Agencias de Turismo
Tango
Datos Utiles para Turistas
Cines
Teatros
Subterráneos
Embajadas
Museos
Denuncias
Farmacias de Turno
Ferias Artesanales
Negocios
Gente que Busca Gente
Publicidad
Agradecimientos
Quienes Somos
Objetivos
Contactar
Página 2 --> Notas de Buenos Aires --> LA CALLE DE LA SOMBRA

La calle de la sombra

 

TEXTO: JOSE PEDRO ARESI
(material escrito por el autor en El Foro de los Recuerdos de Buenos Aires Antiguo).

info@buenosairesantiguo.com.ar


La bautizaron en una oficina municipal, cuando el siglo XIX se preparaba para entrar en el pasado. Fue un renglón más de una fría disposición administrativa, destinada a designar una de las tantas calles que se abrían en Buenos Aires, siguiendo el designio del progreso.

La Gran Aldea crecía entre los sueños de los inmigrantes y el desdén de los criollos. La ciudad se adentraba en zonas vírgenes, pobladas por el verde de los campos y el azul de un cielo quieto. Alvariño – como se escribía cuando la conocí - o Albariño como figura hoy en el catastro de la ciudad, es el límite geográfico entre Villa Luro y Liniers.

Poco importa si se escribe con “b” o con “v”, lo único válido es que por siempre será la calle de la sombra, la de plátanos que apenas dejan ver el cielo, la que guarda el suave sabor del rocío mañanero y encierra la fragancia de frescos anocheceres. Los recuerdos brotan lentamente y tras la melancolía y la alegría, aparece el paisaje de ese primer tramo de Alvariño; que comienza en Rivadavia y se prolonga hasta Ramón L. Falcón.

En la vereda que corresponde a Liniers, estaba el edificio de la comisaria 44 , con su aspecto de antigua fortaleza. Un poco más allá, la casilla de los “boy scouts” y el cuartel del cuerpo de bomberos completaban la cuadra. Enfrente, del lado de Villa Luro, la cancha de “Dupuy”, que luego cedió paso a la plaza Ejército de los Andes.

La plaza, “mi placita”, la que por muchos años fue testigo de la celebración de nuestras “Fechas Patrias”, que se llevaban a cabo precisamente sobre la calle Alvariño, frente a la comisaría.

La fiesta comenzaba temprano con el “disparo de bombas”, el izar de la bandera , el acto en la escuela, donde “solemnemente” cantábamos el Himno Nacional y el chocolate en la sede policial.

Después, carreras de bicicletas, de embolsados, el palo enjabonado, el juego de ! la piñata y las tradicionales carreras de sortija, donde los jinetes de Battilana mostraban su habilidad, vestidos con pilchas gauchas y .montados en briosos pingos engalanados a la mejor usanza sureña.

Más tarde – ya entrada la noche – el “furgón” de la Municipalidad aportaba el cine ambulante, con algunos noticieros y los infaltables viejos cortos de “el Gordo y el Flaco” y del sublime “Chaplín”. Para finalizar, la infaltable quema de fuegos artificiales.-

Al andar unas cuadras hacía el sur, se llega a ese “¿Alvariño y que?” donde yo viví la dicha que arrulló mi infancia, recorriendo veredas hechas con baldosas “barrita de chocolate”, saltando cordones rumbo a la escuela o tras una “pelota de veinte”; el rango y mida, el juego de la biyarda o el andar en monopatín con rulemanes sobre el asfalto gris.

Hoy al pasar por “la calle de las sombras”, cierro los ojos y veo a todos los carasucias de la vida mía, los mismos con los que compartí mis juegos y aprendí en el “colegio” , a querer y creer en nuestra patria.

Ya no todo es igual, faltan muchos, quedamos menos y sin darnos cuenta se extinguió el tiempo en que los jardines alegraban el paso lento de los vecinos y desde las ventanas se colaban las voces que nos regalaba la radio.

Cuantas esperanzas, sinsabores y alegrías absorbieron los plátanos descascarados. Cuantos pelotazos rebotaron en sus troncos y cuantos nombres quedaron grabados en ellos.

Los árboles hoy continúan brindando la sombra de siempre, sólo nosotros transitamos cada vez más lentamente las veredas de esa calle colmada de hechizo...

José Pedro Aresi

Click por más información






CLICK POR MAS INFORMACION


Click por más información

Click por más información...

Click por más información


CLICK POR MAS INFORMACION



ESPERAMOS SUS HISTORIAS Y RECUERDOS
Si desea participar y compartir con nosotros y nuestros visitantes sus historias y recuerdos de décadas pasadas, las envía por email con su nombre y apellido a notas@buenosairesantiguo.com.ar o puede hacer CLICK AQUÍ para enviarla a través del formulario y las publicaremos en la sección NOTAS DE BUENOS AIRES, con su firma, de este modo podremos disfrutar todos de esa maravillosa memoria colectiva.