Hoteles en Buenos Aires Hoteles en Buenos Aires
Fotografia antigua y multimedias de historia de Buenos Aires
Hoteles en Buenos Aires

Buenos Aires Antiguo VOLVER A PAGINA INICIAL
Contactar

INTERES HISTORICO
Historical Interest


INICIO / Home


Fundación

Foundation

Plaza de Mayo

Mayo Squaren

Protagonistas
Protagonist

ProtagonisAntiguos Mapas
Old Maps

Olds MapsInmigración
Immigration

Antiguas Calles
Olds Streets

Casas Históricas
Historical Houses

Arte Histórico
Historical Art

Lectura
Reading

Viejos Impresos
Forms Old

Juguetes Antiguos
Old Toys

Viejos Mercados
Old Markets

Viejas Farmacias
Old Pharmacies

Viejos Pasajes
Old Passage

Lo que No Miramos
The Things we do not see

Fotos Antiguas
Old Photos

Cúpulas
Dome

Barrios
Districts

CLICK PARA INGRESAR A LA SECCION TANGO

Links Afines
Related Links

Links Recomendados
Recomended Link

Libros Recomendados
Recommended Books

Antigüedades
Antiques


CD-ROM CON HISTORIA

History with CD-Rom


Visitas Guiadas
Guide Tour

Galería de Arte
Art Gallery

Click por más información...

Buenos Aires Actual

BUENOS AIRES HOY
Buenos Aires Today


INICIO
/ Home


Restaurantes
Restaurants

Hoteles
Hotels

Turismo en Buenos Aires
Tourism in Buenos Aires

Turismo en Argentina
Tourism in Argentina

Agencias de Turismo
Tourist offices

Tango / Tango

Diarios Argentinos
Argentinian Newspapers

Galería de Arte
Art Gallery

Datos Utiles para Turistas
Useful data for toursts

Cines / Cinemas

Teatros / Theaters

Subterráneos
Undergrounds

Embajadas
Embassies

Museos
Museums

Denuncias
Denunciation

Ferias Artesanales
Handmade Fairs

Publicidad en este portal
/ Publicity


Agradecimientos

Gratefulness


Quienes Somos

Who are


Objetivos

Objectives


Contactar

Contact us

Buenos Aires Actual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 

 

 

 

 

 

 



La reconquista y rendición
de Beresford


Recreación histórica

El domingo 15 de agosto de 2004 a partir de las 14 hs. desde Defensa y Venezuela se realizó la recreación histórica de la Reconquista de Buenos Aires y la Rendición de Beresford. A través de un guión histórico, representado por actores con vestimenta de época, se efectuará un recorrido por los sitios emblemáticos que conmemoraron la jornada del 12 de agosto de 1806: "la Casa de Liniers, las iglesias de Santo Domingo y San Francisco, y el Cabildo y la Plaza de Mayo acompañados por la Banda de Gaitas de Buenos Aires". La recreación culminará con escenas de simulacro de combate que representaron la gesta histórica de la Primera Invasión Inglesa y la Rendición de Beresford en la Plaza de Mayo a cargo de los Regimientos de Infantería 1 “ Patricios”, el Tercio de Gallegos, la Banda de Gaitas “Ciudad de Buenos Aires”, la Scottish Guard (Guardia Escocesa), Granaderos de Fernando VII, Cazadores Correntinos y milicias Voluntarias de Buenos Aires

Con esta actividad se dio comienzo al proyecto “2010, hacia el Bicentenario de la Revolución de Mayo”, por el que se autoconvocaron diferentes organizaciones y organismos de diversas jurisdicciones, para la realización de acciones histórico – culturales que los recuperen.

Durante la jornada las calles del casco histórico se vieron colmadas de gauchos, soldados ingleses y patricios y damas antiguas vestidas como en la época de la colonia, excelente puesta en escena y organización.

Cronograma de actividades

Domingo 15 - 14.00 hs.
Casa de Liniers, Venezuela 469
(y Defensa).
Recreación de la tarde del
24 de Junio de 1806.

15.00 hs.
Santiago de Liniers, avanza con el público al atrio de la Iglesia de Santo Domingo, encuentro con el Cura que divisa desde la torre a la flota enemiga. Liniers hace un aforo y aparecen del Regimiento 71.

15.20 hs. Avance por Defensa hasta la Casa de Rivadavia (Defensa 348).

15.30 hs. Atrio de la Iglesia de San Francisco. Comienza la Reconquista. Avance por Defensa

15.45 hs. Manzana de las Luces

16.00 hs. Patio del Cabildo. El pueblo quiere participar. Avance por Defensa

16.15 hs. Encuentro de todas las tropas en la Plaza de Mayo. Llegada de Liniers por la calle Reconquista.

16.30 hs. Recreación COMBATE HISTORICO.

16.40 hs. RENDICIÓN DE BERESFORD.

17.00 hs. Desfile y Baile popular.

Participaron: Regimiento de Infantería 1 de Patricios Granaderos de Fernando VII Cazadores Correntinos Tercio de Gallegos Banda de Gaitas Ciudad de Buenos Aires Scottish Guard. Guardia Escocesa Milicias Voluntarias de Buenos Aires

Guión: Silvia Agostino

Actores: Santiago de Liniers: Norberto Lasalle, Lord William Carr Beresford: Eduardo Arismendi, Hilarión de la Quintana: Luis Viladebvall, Verónica Colombo, Marcelo Musini, Juan Manuel Fiori, Fernando González.
Dirección: Emilio Urdapilleta


INVASIONES INGLESAS AL RIO DE LA PLATA
FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En los primeros años del siglo XIX Europa se ve convulsionada por la inminente guerra entre Francia y Gran Bretaña por el control de puntos estratégicos en el Mediterráneo pero el motivo de fondo era dirimir cuál de las dos sería la potencia hegemóica en el continente. El conflicto desata un complejo sistema de alianzas donde la neutralidad no sera tolerada. Puntualmente se buscaría forzar la participación de España poseedora del mayor imperio colonial. Gran Bretaña intenta mantener su supremacía marítima mientras la Francia napoleónica busca consolidar su expansion territorial. Ambas se enfrentan en 1804 cuando, frente al puerto francés de Brest, una flota británica captura naves espanolas provenientes del Río de la Plata, que trasladaban metales preciosos extrafdos de America.

En tiempos de economía mercantilista, la posesión de las minas productoras de gran parte del metálico circulante en Europa daba a España y a sus posesiones americanas un lugar fundamental y de trascendente control. Las agresiones inglesas sobre naves españolas consiguen metales preciosos extraídos de America. En Potosí en el Alto Peru, se encontraba una de las minas que suministraba mayor cantidad de plata a la corona y parte del tesoro pasaba por el puerto de Buenos, Aires. Dentro del plan de reformas implantadas por la dinastía borbónica en 1776, se crea el Virreinato del Rio de la Plata con capital en Buenos Aires. La corona busca una mayor centralización y control de la administración del inmenso imperio colonial. La importancia estratégica y económica de la region del Río de la Plata queda reflejada en la preocupación española y en las ambiciones británicas Antes de los ataques a las naves españolas en 1804, hubo una reunion en Londres, donde el primer ministro británico William Pitt, el primer lord del almirantazgo Henry Melville y el comodoro Home Popham analizaron estrategias a implementar en los territorios coloniales españoles. Popham había compartido proyectos con el venezolano Francisco Miranda, propulsor de la independencia, con respecto al apoyo británico en los planes de emancipación americana y la instalación de posesiones militares inglesas. El comodoro inglés elabora un informe acerca de la situación de las colonias, conocido como el Memorial de Popham en el que propone que una vez comenzada la guerra con Francia, se alentaría una serie de sublevaciones en puntos estratégicos de América, como Venezuela y Nueva Granada, y paralelamente se produciría el desembarco de Popham en Buenos Aires.

El proyecto británico incluía propiciar la declaración del Libre Comercio, puesto que Gran Bretaña a partir de la Revolución Industrial, se encontraba en pleno proceso de producción de manufacturas, para to cual necesitaba mercados consumidores y productores de materias primas. Los planes de Popham no se concretaron en los tiempos que él había previsto, el devenir de la guerra europea aconsejo esperar. En esa situación llegan a él informes acerca de la debilidad defensiva de la colonia holandesa de Cabo de Buena Esperanza en el sur africano.

Cuenta también con información confidencial que indica que se hallan desguarnecidos Montevideo y Buenos Aires y que con sólo 1000 soldados se pueden conquistar ambas ciudades. Viaja a Londres, manifiesta la necesidad de aprovechar la situación y recibe el apoyo de Pitt. Es decisiva la importancia estratégica que la apropiación del Cabo tiene para los intereses ingleses, con importantes posesiones en la India y, sobre todo, para evitar que este punto caiga en manos francesas.

En este contexto parte una expedición al Africa en la que viajan Popham y Beresford. No cuentan con instrucciones de Londres para Ilegar hasta el Río de la Plata. Popham piensa que en poco tiempo le llegará la orden de atacar Buenos Aires. AI embarcarse lleva consigo su "Memorial". En Buenos Aires, el virrey Sobremonte se alarma ante la presencia de naves inglesas en Brasil y moviliza las tropas Las fuerzas inglesas conquistan fácilmente el Cabo de Buena Esperanza en enero de 1806 y Home Popham queda a la espera de la autorización del ataque al Río de la Plata.

"La invasion de Buenos Aires no fue planeada ni autorizada por el gobierno británico conducida por Sir Home Popham, fue más bien un desvío de una expedición reciente contra los holandeses en Ciudad del Cabo. Pero aunque Popham actuó sin órdenes las noticias de su aventura fueron bien recibidas en Londres: el comercio y la industria británicos estaban padeciendo las consecuencias del control que Napoleon ejercfa en casi toda Europa, to que le impedfa el acceso a los mercados europeos. La perspectiva del comercio en Hispanoamérica a través de Buenos Aires se presentaba como una alternativa necesaria a inmediatamente se hicieron planes para consolidar el control enviando una segunda expedición" (Rock, David, Argentina 1516?1987. Desde la colonización española hasta Raúl Alfonsin, Buenos Aires, Alianza, 1989) .


PRIMERA INVASION.
ASALTO A BUENOS AIRES Y
RECONQUISTA (1806)

Desde el 8 de junio de 1806 la flota británica se encontraba frente a las costas de la Banda Oriental. Recién el 25 de junio las tropas comandadas por Beresford cruzan el Rio de la Plata y desembarcan en Quilmes con 1600 soldados de infantería. En Buenos Aires el virrey Sobremonte, que había movilizado a las milicias, se prepara con su escasa tropa veterana a resistir el ataque.

Una fuerza de vanguardia comandada por el coronel Pedro de Arce se adelantó haste Quilmes en un intento fracasado por detener a los ingleses. Al die siguiente las tropas británicas encabezadas por el Regimiento 71 de escoceses atacan en el Puente de Gálvez (hoy Puente Pueyrredón). El virrey Sobremonte abandonada la ciudad sin ofrecer resistencia y se refugia en Luján. El 27 de junio las tropas de Beresford consiguen cruzar el Riachuelo, continúan su avance y logran apoderarse de Buenos Aires que capitula.

Los británicos toman el fuerte e izan su banedera. Los 46 días de la ocupación británica de Buenos Aires se caracterizaron por la moderación. Los esfuerzos de Beresford se concentraron en lograr el apoyo de los sectores dominantes, mantiene en sus cargos a todos los funcionarios y declara que no estaba entre los intereses británicos favorecer la emancipación de los esclavos. Los cambios comienzan a darse luego de un mes de la ocupación: el 4 de agosto de 1806 es establecido el Libre Comercio.

Al tomarse medidas que afectan a la actividad mercantil, se produce la reacción de los comerciantes monopolistas y esto se relacionará con los preparativos para recuperar la ciudad. Se organizan planes, algunos extremadamente audaces como los de hacer del centro de la ciudad un campo minado, hasta otros, más razonables y posibles, como los de intentar reconquistar la capital con sus propios recursos. El capitán de fragata de origen francés, Santiago de Liniers, a las órdenes de la corona española, se dirige a Montevideo pare organizar desde allí una exppedición reconquistadora. En la campaña, el criollo Juan Martin de Pueyrredón reúne una fuerza de 1000 paisanos que enfrentan a una columna inglesa en Perdriel, pero son derrotados y obligados a dispersarse. En Montevideo, con la colaboración del gobernador de esa ciudad, Pascual Ruiz Huidobro, Liniers logra reunir un ejército de 550 soldados y 400 milicianos para reconquistar la ciudad de Buenos Aires. El 4 de agosto desembarcan en el Puerto de las Conchas (hoy Tigre), marchan hacia el centro de la ciudad, pasando por San Isidro, y acampan en Chacarita y en los Corrales de Miserere.

En su paso hacia el encuentro con las tropas britanicas, cientos de voluntarios se incorporan a las fuerzas de la Reconquista y también se suman los paisanos de Pueyrredón. El 10 de agosto avanzan sobre El Retiro. Al día siguiente las fuerzas de Liniers enfrentan y derrotan a un destacamento inglés, lo que les permite avanzar sobre la Plaza Mayor, donde se encuentran atrincheradas las tropas de Beresford, y dominar los principales accesos y edificios que la rodean.

El 12 de agosto las fuerzas de Liniers en una violenta lucha atacan el centro de la ciudad. Los británicos son forzados a encerrarse y buscar refugio en el Fuerte. El ejército miliciano contaba para ese momento con alrededor de 4000 hombres, no todos armados ni organizados.

Bajo una intensa lluvia, los habitantes de la ciudad ayudan a trasladar armas y canones. Mientras tanto, Beresford y sus hombres están bloqueados y sin comunicación con las fuerzas de apoyo en la campaña. Es entonces cuando los regimientos amparados por la neblina se deslizan por las calles, evitando el fuego inglés, e inician el ataque, llegando hasta muy cerca de la Plaza Mayor. Detras de ellos avanza el resto de las milicias. La caballería de voluntarios seguida por parte de la infantería entra por las calles de La Merced (actual Reconquista) y la de la Catedral (actual San Martin), obligando nuevamente a los británicos a retroceder.

Liniers, comandando la carga final, ataca por las calles adyacentes a la Catedral. Así cubre las arterias norte y oeste hacia la Plaza, rodeando a los británicos. El ejército reconquistador desaloja a los ingleses de la Catedral, de todos los edificios vecinos a la Plaza y del Cabildo.

En retirada, los invasores se repliegan a la azotea de la Recova y continúan el fuego. La plaza está ocupada por la caballería de voluntarios y una parte de la infantería se ubica bajo los arcos del Cabildo. El fuego continúa y el comandante don Juan Martin de Pueyrredón logra arrebatar una bandera del famoso Regimiento 71 de escoceses.

La ciudad ha sido reconquistada por sus soldados, milicianos y la voluntad de sus habitantes. Liniers recibe a Beresford y le reconoce las heroicas acciones de su ejército. Finalmente el general inglés se rinde.

Cuando el 14 de agosto se reúne el Cabildo Abierto, se plantea el problema de la soberanía popular, por la que para asegurar su defensa solo el pueblo time autoridad para designar su gobierno. Dice Juan Manuel Beruti en sus Memorias que la reunion terminó con la "designación del señor Santiago de Liniers y Bremond, caballero de la orden de San Juan, Capitán de navío de la Real Armada, su reconquistador, de gobernador interino, politico y militar y se excluyó del mando al marqués de Sobremonte al cual se le pasó oficio por el Ilustrísimo Cabildo en nombre de todo el pueblo suplicándole se retirara"

REGIMIENTOS Y MILICIAS QUE
ACTUARON EN LAS
INVASIONESINGLESAS

egimiento de Caballería de Blandengues de la Patria, Húsares de Pueyrredón, Regimiento de Patricios, Cuerpo de Voluntarios de Patriotas de La Unión, Tercios de Miñones, Compañía de Artillería de Indios, Pardos y Morenos, Tercio de Andaluces, Batallón de Naturales, Escuadrónd de Caballería de Carlos IV, Cuerpo de Arribeños, Escuadrón de Migueletes, Compañía de Cabos y Sargentos, Tercio de Montañeses o Cántaros de La Amistad, Tercer Escuadrón de Húsares o Húsares de Núñez, Compañía de Granaderos de Infantería, de Fernando VIII o Provinciales, Cuerpo de Morenos, Escuadrón de Quinteros y Labradores. Uniformes de la Patria. Comando en Jefe del Ejército, Reseña histórica y Orgánica del Ejército Argentino, Buenos Aires, Círculo Militar, 1972.

FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

LA CIUDAD EN TIEMPOS DE
LAS INVASIONES INGLESAS

"A partir de la creación del Virreinato del Río de la Plata, Buenos Aires; su capital, se convierte en escenario de grandes transformaciones. En franca competencia con la capital limeña, y movidos por un espíritu de progreso, los últimos virreyes procuran su embellecimiento, mejorar sus servicios y legitimar su estratégica posición de cara al mar para reafirmarla como centro comercial del Atlántico; situación que por otra parte, supo aprovechar para burlar el monopolio y desarrollar el contrabando.

Una ciudad dividida en cuadras; sin empedrado y cruzada por riachos complicaba la vida del porteño los días de lluvia; una vida despojada de comodidades pera sin mayores solares altos, alterada cada tanto, por alguna plaga de insectos, la coronación de algún monarca o las festividades religiosas. Había algunas pocas casas de altos pertenecientes a las familias . más acomodadas, que dejaban oír la música y los bailes de sus tertulias a través de sus ventanas. De los edificios públicos se destacaba el cabildo. Rigiendo el ritmo de la ciudad, concentraba su mirada en ja plaza Mayor, eje del bullicio y de la avivad política y comercial. Y asomando o entre la chatura de las construcciones, las cúpulas de las iglesias anunciaban al viajero el profundo espíritu religioso de su población.

Como un buen síntoma de su crecimiento, al comenzar el siglo XIX Buenos Aires contaba con casi 40.000 almas; entre españoles y criollos, blancos, negros, indios y mulatos. Sin embargo, la llegada de los ingleses en 1806 pondrá en evidencia los conflictos internos de la ciudad, por un lado el grupo de comerciantes españoles amparados por el monopolio vigente y la ineptitud de la burocracia imperial para responder a una situación de crisis, por el otro, el surgimiento de un nuevo grupo de poder encabezado por los criollos que se disponen a organizar las milicias urbanas para su defensa"

Catálogo la muestra documental Recoquista y Defensa de t Buenos Aires- 1806-1807, año 2001.

FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

ALEXANDER GILLESPIE

Alexander Gillespie Fue un Capitán del Ejército británico que llegó con la primera invasión inglesa al Río de la Plata en 1806. Durante la ocupación de la ciudad fue “Comisario de Prisioneros” y tomó contacto con intelectuales de la ciudad.

Escribió un relato sobre la primera invasión en donde muestra las costumbres del Río de la Plata y recoge expresiones de la opinión pública en los momentos previos a la Revolución de Mayo. Sus observaciones se transformaron en fuentes de enorme valor acerca de los hechos de los que fue testigo y protatonista.

Al producirse la Reconquista fue confinado a San Antonio de Areco y a Calamuchita, donde pudo recoger impresiones sobre las provincias que fueron volcados en su obra Buenos Aires y el interior. “A partir del 12 de agosto, podemos dar esa fecha como origen de su carácter militar, empezaron los criollos a conocer su propia importancia y su poder como pueblo, y aunque tengan pocos motivos para regocijarse por el triunfo sobre nada más que un regimiento efectivo, no obstante, el resultado les infundió una confianza general en sí mismos, un nuevo espíritu caballeresco entre todos y una consciencia de que eran no solamente iguales en valentía, sino superiores en número a esas legiones más regulares con que habían cooperado, y por las cuales hasta aquí habían sido mantenidos en sujeción tan largo tiempo”.

Gillespie Alexander, Buenos Aires y el Interior, Buenos Aires. El elefante blanco, 2000.

FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
INVASIONES INGLESAS AL RIO DE LA PLATA (continuación)

ENTRE LAS DOS INVASIONES

La ciudad que venció a los británicos no va a ser la misma. Sobremonte fue la víctima politica de la primera invasión. Su accionar frente a las urgencias que fue, sin duda, demasiado lento, se sumó a las críticas cosechadas por su gestión, generando un movimiento de opinión popular que se opondrá públicamente a la figura del virrey.

Designando Liniers como capitán general, Sobremonte se va a Montevideo. Quedan como responsables de la defensa de la ciudad, el Cabildo, institución a la que los últimos hechos le habían otorgando mayor prestigio y Liniers, reconocido como jefe militar y héroe popular. La ciudad en la cual uno de los grupos más poderosos era la elite mercantil ve surgir un nuevo gupo social, con creciente reconocimiento y poder, que son los jefes de regimientos y militias. Este proceso de progresiva militarización se advierte en el establecimiento de un servicio militar obligatorio para los vecinos entre 16 y 50 años, con ejercicios diarios. Las mutaciones en las bases del poder politico y militar, así como la creación de canales de participation no solo para peninsulares sino también y especialmente para criollos, son cambios que tendrán consecuencias decisivas en el desarrollo de los hechos posteriores.

LA SEGUNDA INVASIÓN
INGLESA AL RIO DE LA PLATA


Los móviles económico-políticos que habían impulsado la primera incursión británica mantenían su vigencia, así como también la estrategia de ocupar puntos de importancia geopolítica.

El dominio de los mercados coloniales españoles es una aspiración del gabinete británico de Grenville, apoyada por los grupos comerciales. Europa se ve afectada por la política de expansión de Napoleón Bonaparte que incluye la idea de bloqueo continental, es por eso que hacia fines de 1806, Francia decreta el cierre de las costas europeas al comercio británico. Esto acelera los planes ingleses de invasión en búsqueda de mercados en América del Sur.

Llegan al Río de la Plata dos expediciones enviadas desde Londres hacia América del Sur, comandadas por Samuel Auchmuty y Roben Craufurd. También llegan refuerzos desde el Cabo de Buena Esperanza que no estaban enterados de la derrota inglesa en Buenos Aires. Resuelven atacar, esta vez, Montevideo.

La ciudad es cañoneada desde la costa el 28 de octubre de 1806, al día siguiente recalan en Maldonado y efectivos ingleses enfrentan a una pequeña fuerza española que es derrotada. Montevideo queda en manos inglesas. Ante la noticia, la población comienza a armarse.

El gobernador Ruiz Huidobro lanza una proclama por las calles llamando a la movilización de hombres, mujeres y niños y se enfrenta a los británicos con su ejército de 3000 hombres que son derrotados. Esta acción permite que los ingleses sitien la ciudad.

Ante los dramáticos acontecimientos, el 1 de noviembre se reúne una Junta de Guerra en Buenos Aires, en la cual se le recrimina a Sobremonte su falta de autoridad y organización de la defensa. El virrey parte al interior y esto provoca una gran reacción del pueblo que exige presentar batalla. El 3 de febrero Santiago de Liniers se encuentra en Colonia y sin fuerzas suficientes se enfrenta al enemigo. Es vencido y el gobernador Ruiz Huidobro es tomado prisionero.

En consecuencia, Liniers decide volver a Buenos Aires para organizar la defensa. El Cabildo de Buenos Aires ya estaba preparando la estrategia para combatir la inminente invasión. Entre sus funcionarios se destaca Martín de Alzaga, quien convoca a una Asamblea Extraordinaria con autoridades y los principales vecinos de la ciudad. Liniers y los jefes de los regimientos voluntarios también participan, la voluntad popular se manifiesta a través de panfletos, pidiendo la renuncia de Sobremonte y la proclamación de Liniers.

A raíz de ello, el 10 de febrero Sobremonte es destituido y en los hechos la autoridad queda en manos de Liniers. El 10 de mayo llega al Río de la Plata Whitelocke, designado por la corona británica como Comandante en Jefe de todas las fuerzas británicas en América del Sur y Gobernador de los territorios conquistados.

La propaganda inglesa, que busca el apoyo de la población, se hace a través del periódico la Estrella del Sur publicado por Auchmuty con colaboración de Aniceto Padilla. En él invitan a entregarse a los nuevos amos, pero son pocos los que apoyan esta idea. Al respecto la opinión de Belgrano es: "tener el amo viejo, o ninguno", pero esta no era la impresión que tenían los ingleses.

Dirá Whitelocke posteriormente en su juicio: "A mi llegada esperaba encontrar una gran porción de los habitantes preparados a secundar nuestras miras; pero resultó ser un país completamente hostil, en el cual, ni por conciliación, ni por interés, nos era posible dar con un amigo que nos ayudase, aconsejase ni proporcionase los datos más insignificantes (...)."

(Pérez Amuchástegui, A. J., Crónica Argentina, Buenos Aires, Codex, 1972, p. 59).

BUENOS AIRES Y LA DEFENSA (1807)

El 28 de junio las tropas inglesas desembarcan en Ensenada sin encontrar oposición armada. Al día siguiente, en Buenos Aires, Liniers tiene las tropas preparadas y lanza la consigna final: "Vencer o morir" y avanzan aclamadas por el pueblo, que sale a las calles. Se enfrentan en Miserere y son derrotados y perseguidos hasta los suburbios de la ciudad que en ese entonces llegaban hasta la actual avenida Callao.

Los ingleses no toman inmediatamente la ciudad ya que reciben la orden de replegarse en Miserere. La figura que va a tomar un importante protagonismo en estas horas de definición es la de Martín de Alzaga alcalde de primer voto, quien convoca a reunir fuerzas y armas en la Plaza Mayor.

Obstinadamente se niega a capitular diciendo que no son necesarios los generales y había que prepararse para defender "cada calle, cada casa y cada metro de terreno. La resistencia será así el resultado de la espontánea intervención en la lucha de todos los habitantes, sin distinción de clases, edades ni sexos" (Ibídem, p. 68). Liniers llega a la ciudad con 1000 soldados y acepta las medidas de Alzaga. La ciudad se arma, las tropas se instalan en las azoteas y en las calles y esperan el momento de la batalla.

Finalmente comienza el 5 de julio con una carga cerrada de la artillería inglesa que avanza buscando ocupar los edificios cercanos a la Plaza. Curiosamente los ingleses tienen orden de entrar a la ciudad con sus armas descargadas. Esto será explicado posteriormente por Whitelocke en la Corte Marcial, quien alegó que no tenía sentido cargar sobre la gente que estaba escondida. El plan era llegar a la línea del río y después tomar puntos estratégicos: Plaza de Toros, Hospital de la Residencia y las iglesias de Las Catalinas, La Merced, Santo Domingo y San Francisco, para nuclearse en la Plaza Mayor y desde allí tomar la ciudad. Lo que los británicos no calculaban era que las tropas de la ciudad habían crecido considerablemente en número y en volumen de fuego.

La estrategia de las milicias fue atrincherarse en las azoteas y casas y lanzar sobre las columnas inglesas además de balas y granadas, armas caseras, piedras, ladrillos y frascos de fuego. Toda la ciudad se transformó en un campo de batalla con enorme cantidad de bajas. A pesar de ellas los ingleses siguen avanzando hacia sus objetivos, que al ocuparlos enarbolan sus banderas. Whitelocke estaba sin conexión directa con las tropas de ataque, recibe noticias de los triunfos en la ciudad y descuenta que en poco tiempo sabrá de la victoria foral.

VICTORIA DE BUENOS AIRES

La situación llega a su punto culminante. Las columnas inglesas no pueden llegar a la Plaza porque son atacadas por el Regimiento de Patricios, comandados por Cornelio Saavedra, y los jefes ingleses se refugian en la iglesia de Santo Domingo. La carga de las milicias de la ciudad es incontenible. Los ingleses intentan resistir, pero son acribillados por el fuego de los milicianos quienes en la jornada del 5 de julio logran la victoria. El 7 de julio Whitelocke se rinde y en la capitulación se impone a los ingleses abandonar tanto Buenos Aires como Montevideo. Toda América saluda la gloriosa victoria de Buenos Aires.

DESPUES DE LAS INVASIONES

Si analizamos la Revolución de Mayo como un proceso histórico, las invasiones inglesas marcan un punto de partida en cuanto a la transformación de la sociedad colonial y es aquí cuando comenzará a plantearse la posibilidad de ruptura con la metrópoli. Más allá de la victoria por las armas, las invasiones inglesas evidencian las profundas fallas del imperio español en cuanto a lo administrativo, institucional y militar. En 1808, ante el vacío de poder, Liniers será nombrado virrey del Río de la Plata.

La reconquista y defensa fue responsabilidad y mérito de los habitantes de la ciudad y no de la corona española. Los criollos, como parte fundamental de las fuerzas que defienden la ciudad, se reconocen a sí mismos como grupo y a partir de los hechos toman conciencia de su potencial fuerza autónoma y de un profundo sentimiento de libertad. Pese a las operaciones de inteligencia inglesa, la actitud de los hispanoamericanos ante las invasiones indica que no tenían intenciones de cambiar un amo por otro. Dijo Mitre: "Fue esta una verdadera revolución, y la primera en que ensayó su fuerza el pueblo de Buenos Aires preparándose para otra no lejana y de género más sublime".

FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

JUNTA DE
ESTUDIOS
HISTORICOS DE
MONTSERRAT

EL ORGULLO DE BUENOS AIRES

El pueblo de Buenos Aires se enorgulleció de (...) haber superado el mayor desafío de la historia de la ciudad. Frente a la amenaza británica, años de riña por los problemas del comercio cedieron ante la marea de un sentimiento patriótico rayano en la pasión de una cruzada religiosa. (...) Las invasiones británicas de 1806-1807 echaron por tierra la administración española. El ejército regular había sido derrotado por Popham y Beresford. El virrey había huido y poco después fue depuesto. La victoria irregular ad hoc de 8000 hombres que había sido creada entre la derrota de Beresford y la llegada de Whitelocke. La milicia había sido formada por Santiago de Liniers, un marino francés empleado en la armada española, y estaba formada en gran medida por gente común dividida en regimientos sesparados de criollos, negros y españoles. Rn 1807, a la espera de la llegada de un sucesor permanente al deshonrado Sobremonte, Liniers se convirtió en virrey interino, y con su ejército, Alzaga y el Cabildo gobernaron Buenos Aires”.

Rock, David, Argentina 1516-1987. Desde la colonización española hasta Raúl Alfonsín, Buenos Aires, Alianza, 1989, pp. 112-113.

FUENTE: Material informativo entregado durante la reperesentación histórica, desarrollado por el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y la Junta de Estudios Históricos de Montserrat y editado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

 

 

Catering para eventos

 

CLIC POR MAS INFO

 

HOTEL ARGENTA

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 


 

 


Terapia On Line

 

 

 

 

 

Concord Callao

 

 

 

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 


+ INFO





Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

 

 











 


ARRABAL EXPERIENCE TOUR

 


 

 


 







 

 

 

ORDEN BONARIA
+ INFO

 

click x mas información
+ INFO

 

 

 

 

click x mas información

 

 

+ INFO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dazzler Flats

Hotel Dazzler Flats

 

 

 

 

Concord Callao

Hotel Concord Callao

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Classic Hotel Rochester Classic

 

 

 

 

 

Hotel Rochester Concept Hotel Rochester Concept

 

Hotel Concord Callao Terapia On Line

 

 

 

 

 

 

barra superior Contactar Prensa Recomendar esta web Tienda Virtual Buscar en este sitio
SUBIR

Hoteles en Buenos Aires